Imagen de la noticia

Redacción. El 64 % de las empresas familiares españolas asegura haber ampliado plantilla en el último año, según el Barómetro Europeo de la Empresa Familiar realizado por KPMG y las Asociaciones Territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar (IEF).

El actual porcentaje es cinco puntos superior al 59 % que afirmó en 2017 haber aumentado plantilla, y también está por encima de la media europea, que se sitúa en el 53 %.

Así mismo, ocho de cada diez empresas familiares españolas (79,6 %) aseguran tener confianza o mucha confianza en su situación para el próximo año, frente al 73 % de sus homólogas europeas.

En cuanto al negocio, el 74 % de los encuestados españoles afirma haber incrementado su facturación en los últimos doce meses, un 4 % superior a la reportada hace un año y notablemente más elevada que el 64 % de la media europea. España ha sido el país que ha mostrado mejores resultados en términos de facturación, seguido de Italia y Francia, ambas con un 72 %.

Dificultad para encontrar candidatos para sus ofertas de empleo

Pese a este panorama positivo, también hay incertidumbres que planean sobre las empresas familiares, como son el mantenimiento de la rentabilidad, seleccionado por el 42 % de los encuestados, o la dificultad para encontrar los perfiles adecuados para sus ofertas de empleo, lo que supone una preocupación para el 38 % de los empresarios familiares encuestados.

La incertidumbre política también figura entre las tres preocupaciones más relevantes, en concreto lo es para el 35%.

Por último, casi la mitad de las empresas familiares contemplan impulsar la sucesión al frente de las mismas el próximo año, ya sea a través de la cesión de la gestión (49 %), la propiedad (45 %) o la gobernanza (45 %). A corto plazo solo el 5 % han afirmado querer vender su empresa en los próximos tres años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.