Imagen de la noticia

La escuela de negocios paneuropea ESCP Europe, que este año celebra su bicentenario, analiza los cambios más representativos que ha experimentado la formación en gestión en sus 200 años de existencia.

Redacción. La formación, como todos los sectores, ha experimentado una constante evolución marcada en los últimos tiempos por la revolución que ha supuesto la llegada de Internet y los nuevos modelos de trabajo.

Las escuelas de negocios tienen el deber de saber adaptarse a este nuevo ecosistema y de brindar programas que se adecuen a las nuevas necesidades de la empresa, la formación y los profesionales. En el caso de ESCP Europe se puede apreciar de manera significativa dicha evolución, desde su creación en 1819.

Esta escuela de negocios, que tiene su matriz en Francia y campus propios en seis capitales europeas -Madrid, Londres, París, Berlín, Turín y Varsovia-, ha experimentado relevantes cambios en sus programas, marcados por el paso del tiempo y las nuevas tendencias, pero sin perder de vista la originalidad de su modelo y la filosofía y visión de sus creadores.

La unión entre académicos, como Jean-Baptiste Say, creador del término Entrepreneur, empresarios como Jacques Laffite, que contribuyó al desarrollo del código de Comercio en 1807 o Vital Roux, colaborador también en el diseño del código de Comercio francés y promotor de una pedagogía orientada a la educación práctica, sentaron las bases de un modelo formativo internacional y muy pegado a la realidad del mundo de los negocios.

Uno de los cambios más significativos que se vieron emerger en la época es la apertura internacional de la enseñanza. En el caso de ESCP Europe, tuvo desde sus orígenes más del 20 % de estudiantes extranjeros, con un contenido educativo que abordaba temas internacionales en tres idiomas extranjeros y con viajes de estudios a Europa desde 1826. Una hazaña, si se tiene en cuenta el contexto de una sociedad como la francesa, en plenas guerras postnapoleónicas. Es destacable que los alumnos, además de ciencia, tecnología y gestión, ya empezaban a estudiar derecho, economía o ciencias aplicadas.

Más actualmente, la formación en management, así como la educación superior, ha cambiado en paralelo a la sociedad a la que sirve. Desde modelos más administrativos hacia los modelos de la economía digital de hoy, pasando por las etapas de internacionalización de las multinacionales o de la propia industrialización y reindustrialización 4.0, hasta la transformación digital, que ha llegado para quedarse. Para instituciones como ESCP Europe adaptarse a este nuevo escenario ha sido una prioridad.

¿Y cómo ha afrontado esta adaptación? Desarrollando programas digitales y en línea que garantizan la flexibilidad global en el tiempo, en el espacio y en los idiomas de impartición (español, inglés y francés), como es el caso del Programa EMIB donde los alumnos eligen los módulos e itinerarios a su medida y donde cuentan con alumnos de más de 52 nacionalidades estudiando juntos.

También se ha visto digitalmente transformada la formación para directivos, ofreciendo programas y soluciones semipresenciales (llamadas también soluciones blended) a las grandes multinacionales que demandan un altísimo nivel de flexibilidad, manteniendo todo el rigor educativo.

Por eso las escuelas están obligadas a realizar un constante esfuerzo de adaptación a las demandas del mercado, ofreciendo nuevos programas que permitan a las empresas y a la sociedad encontrar los profesionales que demandan las nuevas profesiones.

Así, aparecen programas de especialización y postgrado en diferentes áreas de creciente interés, como marketing & digital media, digital project management, big data, business analytics, digital transformation, digital business, international sustainability management, etc.

Además, el perfil de los nuevos profesionales que demandan esta adaptabilidad y programas que les formen para los nuevos desafíos del mercado son un fiel reflejo del mundo actual: diverso, plural y de marcado carácter internacional y cosmopolita.

Los programas de ESCP Europe son un puente que conecta distintos mundos, geográficos y culturales, con distintos perfiles profesionales. El objetivo es conectar al mundo con Europa y a Europa con el mundo, pero también a ingenieros con economistas y a humanistas con teólogos y científicos. Se favorece la integración entre diversas culturas y se estimula la creatividad en los negocios y la empatía entre distintas nacionalidades.

Biblioteca de ESCP Europe a principios del siglo XX

Biblioteca de ESCP Europe a principios del siglo XX

También se ha podido ver una clara evolución en los programas más demandados hace 200 años y en la actualidad. Antes existían las primeras secciones de especialización comercial, como, por ejemplo, las llamadas Sección Marítima, Sección Colonial, Sección Hotelera, Sección de Representación Comercial, etc. que han ido evolucionando hacia una apuesta clara por la especialización en áreas digitales, emprendimiento o sostenibilidad, muy en boga ahora mismo.

Igualmente, lo más importante y perecedero en el tiempo tiene que ser el compromiso con la calidad. El alumno siempre tiene que estar en el centro de la actividad, sin perder de vista a la empresa, la sociedad y a la comunidad a la que se pertenece.

En el caso de ESCP Europe, el hecho de pertenecer a una cámara de comercio e industria la sitúa junto a la empresa, la lleva a mantener el carácter aplicado de la formación y a continuar la vocación de servicio a la empresa. No se pueden permitir dejar de evolucionar, ya que la empresa, la industria o la sociedad misma no dejan de evolucionar jamás.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.