Imagen de la noticia

Redacción. Indra ha comunicado a la representación legal de los trabajadores en España el inicio de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para hacer frente al impacto negativo del Covid-19 en el negocio.

El ERTE propuesto afectaría a una parte de la plantilla en España, y se comenzaría a aplicar gradualmente en función de las necesidades, con pesos distintos en las diferentes áreas del grupo. El ERTE sería mayoritariamente en la modalidad de reducción de jornada.

Además, se aplicará una rebaja salarial a todos los empleados no afectados por el ERTE, que será creciente y proporcional al sueldo, empezando en el 5 % y subiendo de forma gradual hasta acabar en el 25 % para el caso del presidente de la compañía, así como para la retribución del consejo.

Esta rebaja salarial no se aplicaría a los empleados con sueldos por debajo de 25.000 euros anuales, ni tampoco a aquellos empleados que no estén por encima de las tablas de convenio.

Estas medidas temporales han sido tomadas ante la caída de la demanda de algunos clientes y la imposibilidad de ejecutar ciertos proyectos en el extranjero.

Este ERTE se suma a las medidas extraordinarias de ahorro de costes adoptadas por Indra en las últimas semanas para los departamentos comerciales, de producción y corporativos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.