Imagen de la noticia

Redacción. SEAT ha reducido un 43 % su huella ambiental de producción desde 2010, según ha informado esta semana el fabricante de automoción con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

Los cinco principales indicadores medioambientales de la huella de SEAT incluyen los consumos de energía y agua y la generación de residuos, compuestos orgánicos volátiles y CO2 derivados de la producción.

La compañía avanza así hacia la consecución de los objetivos establecidos para 2025, en los que se propone rebajar al 50 % su huella medioambiental derivada de producción respecto a 2010.

Desde que SEAT inició su ofensiva medioambiental en 2010, la empresa ha bajado su consumo de energía y de agua en un 26 % y un 32 %, respectivamente, ha mejorado la gestión de los residuos en un 58% y ha reducido la emisión de compuestos orgánicos volátiles en un 23 %. Además, ha disminuido la emisión de CO2 en la atmósfera derivado de producción en un 65 %.

En 2019, la compañía ha realizado una inversión de 27 millones de euros en iniciativas medioambientales. Solo en ese año ha reducido un 38,5 % sus residuos, consiguiendo así un descenso del 58 % desde 2010, y ha rebajado en dos kilos por vehículo producido los residuos destinados a eliminación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.