El 70 % de CEO españoles cuestionan la capacidad de sus empresas para defenderse ciberataques

Redacción. El 70 % de los CEO en España están preocupados por la capacidad de sus organizaciones para prevenir o minimizar el daño al negocio debido a un ciberataque, a pesar de que el 94 % afirman que la ciberseguridad es fundamental para el crecimiento y la estabilidad organizativa.

Así se desprende del último estudio de Accenture, CEO Ciber-resiliente (The Cyber-Resilient CEO), basado en una encuesta realizada a mil CEO de grandes organizaciones a nivel mundial.

Según la investigación, el 63 % de los CEO españoles afirma que sus organizaciones no incorporan la ciberseguridad en las estrategias comerciales, servicios o productos desde el principio, y el 67 % de ellos cree que la ciberseguridad requiere intervenciones ocasionales en lugar de una atención continua, muy por encima del 44 % de la media global.

Además de esta postura reactiva, el informe destaca la incorrecta suposición por parte de cerca del 80 % de los directivos españoles de que el coste de implementar la ciberseguridad es más alto que el de sufrir un ciberataque, un dato muy por encima del 54 % de CEO de todo el mundo.

Sobre este asunto del coste, Accenture destaca que la realidad demuestra lo contrario, ya que el hackeo de una empresa global del sector logístico supone una disminución del 20 % en el volumen de negocios, con pérdidas de 300 millones de dólares.

A pesar de que el 90 % de los directivos en todo el mundo afirma que considera la ciberseguridad como un factor diferenciador para sus productos o servicios que les ayuda a generar confianza entre los clientes, solo el 15 % celebra reuniones específicas del consejo para discutir cuestiones de ciberseguridad, dato que cae al 7 % en España.

Esta desconexión podría explicarse, según Accenture, por el hecho de que la gran mayoría de los CEO (91 % a nivel global y 96 % en España) considera que la ciberseguridad es una función técnica que es responsabilidad del CIO o del director de seguridad de la información.

Por otra parte, Accenture cree que la inteligencia artificial generativa tiene el potencial de introducir un mayor nivel de amenazas de seguridad avanzadas, presentando nuevos desafíos que las mejores defensas cibernéticas pueden no abordar por completo.

En este sentido, el 64 % de los CEO encuestados afirmaron que los ciberdelincuentes podrían utilizar la inteligencia artificial generativa para crear ciberataques sofisticados y difíciles de detectar, como estafas de phishing, ataques de ingeniería social y hackeos automatizados.

Ciberresilientes

La investigación también identifica a un pequeño grupo de CEO que destacan en la ciberresiliencia. Este grupo, al que Accenture llama CEO ciberresilientes, y que representa el 5 % de los encuestados, utiliza un enfoque más amplio para evaluar la ciberseguridad en todos los aspectos de sus organizaciones.

Las empresas de estos líderes detectan, contienen y remedian las amenazas cibernéticas más rápido que otras organizaciones. Como resultado, los costes de brechas son considerablemente más bajos y el rendimiento financiero es significativamente mejor que el del resto, logrando de media un 16 % más de crecimiento de ingresos, un 21 % más de mejoras en la reducción de costes y un 19 % de mejoras en el balance general.

Por otro lado, están los denominados rezagados en ciberseguridad, que representan el 46 % de los CEO encuestados, y son aquellos que no toman de manera consistente ni rigurosa alguna de las acciones que sí llevan a cabo de manera proactiva los CEO ciberresilientes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.