Imagen de la noticia

Redacción. El Ministerio de Política Territorial y Función Pública, cuya titular es Carolina Darias, y los sindicatos CSIF, UGT y CIG, han alcanzado un acuerdo sobre las medidas para adecuar el funcionamiento de la Administración General del Estado (AGE) y la reincorporación de su personal en la etapa de “nueva normalidad”, en las modalidades tanto la ordinaria presencial como la no presencial.

Este acuerdo, plasmado en una Resolución del Secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, tiene como objetivo garantizar la homogeneidad en las medidas relacionadas con el personal en la fase de “nueva normalidad”, sin perjuicio de las especificidades existentes en la AGE relacionadas con la tipología de personal y los servicios públicos a prestar.

La Resolución se aplicará desde el momento en que se alcance la “nueva normalidad” hasta que se determine el fin de la crisis sanitaria producida por el covid-19.

De acuerdo con las recomendaciones del Real Decreto-ley 21/2020, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria, las modalidades de trabajo serán la ordinaria presencial y la no presencial.

La modalidad ordinaria presencial se podrá compaginar con prestación del trabajo no presencial hasta un 20 % de la jornada semanal. En el caso de establecimiento de turnos, gozará de prioridad el personal que no pueda acogerse por la naturaleza de sus funciones a la modalidad no presencial, que se encuentre en situación de vulnerabilidad frente al coronavirus y que tenga a su cargo a menores de 14 años o personas mayores, dependientes o con discapacidad afectados por el cierre de centros de carácter residencial y centros de día.

Respecto a la modalidad no presencial, se establece hasta un 20 % de la jornada semanal presencial en el caso de los colectivos prioritarios -empleados públicos vulnerables y los que tengan a su cargo menores de hasta 14 años o personas mayores, dependientes o con discapacidad, afectados por el cierre de centros de carácter residencial y centros de día-, y un mínimo de un 20% de la jornada semanal presencial para el resto del personal.

La modalidad no presencial tendrá carácter voluntario y podrá ser reversible por razones de carácter organizativo y de necesidades del servicio. Se articulará por el titular de cada centro directivo, en los puestos de trabajo cuya naturaleza lo permita y siempre que se garantice la correcta prestación de los servicios. Igualmente, esta modalidad se articulará en aquellas modalidades de jornada cuyo cumplimiento no requiera la presencia física.

Serán principios inspiradores del uso de esta modalidad la mejora de la conciliación del desarrollo profesional con la vida personal y familiar y el respeto, en todo caso, de los principios de igualdad y la corresponsabilidad. Se priorizará la modalidad no presencial para los colectivos definidos por las autoridades sanitarias como grupos vulnerables para el covid-19.

En el caso de que ambos progenitores o responsables sean empleadas o empleados públicos en activo, no podrán disfrutar de esta medida de forma coincidente. El personal en modalidad no presencial tendrá los mismos derechos y deberes que el resto del personal en modalidad presencial.

La Resolución también contempla, entre otras medidas, la no incorporación al trabajo presencial de las personas que presenten síntomas compatibles con el covid-19, estén en aislamiento domiciliario o se encuentren en cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con el coronavirus.

Así mismo, se aplicará la flexibilización de la jornada laboral, prevista en la normativa, para evitar cualquier riesgo para la salud de los empleados públicos. Cada departamento deberá autorizar la flexibilización horaria a cada caso. Para facilitar la flexibilización, se habilita ampliar el horario de apertura de los centros de trabajo hasta las 21 horas.

En materia de atención al público, se priorizará la atención telefónica y telemática. Para el caso de atención presencial, será precisa la cita previa, se limitará el aforo y se adoptarán medidas para minimizar los posibles riesgos para la salud.

También se suspenderán todos aquellos viajes de trabajo que puedan solventarse mediante llamada o videoconferencia, y los cursos y actividades formativas se desarrollarán, prioritariamente, por medios telemáticos, para minimizar los posibles riesgos para la salud.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.