Las empresas priorizan la contratación de perfiles sénior para combatir escasez de talento

Redacción. Un 35 % de empresas en España asegura haber apostado en los últimos 12 meses por candidatos de más de 43 años como una medida intencionada para sobreponerse a la dificultad de encontrar los perfiles que necesitan.

Así se desprende del informe Repensando la selección frente al desajuste de talento, de ManpowerGroup, que revela, además, que las empresas se muestran abiertas también a contratar a candidatos que han estado desempleados debido a responsabilidades de cuidado de familiares (31 %), que han tenido trayectorias profesionales no lineales o diversos cambios de carrera (28 %) y a desempleados de larga duración (27 %).

Para Francisco Ribeiro, country manager de ManpowerGroup España, “la situación de desajuste de talento exige que las empresas revisen sus políticas tanto a nivel de atracción y selección, como de propuesta de valor para el empleado. No se puede vivir de espaldas al talento sénior; tampoco podemos renunciar a sumar perfiles jóvenes. Debemos garantizar el mejor entorno en el que cada profesional pueda aportar más valor teniendo en cuenta su contexto, edad y experiencia incluidas. Como empresas tenemos que ser capaces de atraerles y fidelizarles, escuchando sus demandas, que cambian según el grupo de edad, y ajustándonos a ellas”.

Según destaca ManpowerGroup, en un entorno profesional en constante evolución, las empresas tienden, cada vez con mayor frecuencia, a buscar un equilibrio entre las competencias técnicas y habilidades blandas. Así, en España, la capacidad de colaboración y trabajo en equipo resulta fundamental para el 39 % de las compañías, mientras que el razonamiento y la resolución de problemas lo es para el 34 %.

Así mismo, la responsabilidad y la fiabilidad (32 %), la capacidad de aprendizaje activo y curiosidad (29 %) y la capacidad de iniciativa (24 %), son habilidades sociales tenidas en cuenta a la hora de seleccionar personal en cualquier rango de edad.

Cuando analizan las necesidades de sus equipos por grupo de edad, las empresas españolas aseguran poner su foco para los profesionales mayores de 43 años en dotarles de herramientas para su reciclaje profesional a través del upskilling y el reskilling.

En cuanto a las competencias blandas más valoradas en estos perfiles sénior, destacan su capacidad de formar y acompañar a los más jóvenes, su razonamiento y la asunción de responsabilidades.

Entre los profesionales júnior, el aprendizaje activo y la curiosidad, la creatividad y el hecho de ser nativos digitales son las soft skills más relevantes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.