huchaRRHHpress. El grupo asegurador Caser ha presentado los resultados de la segunda edición de su Observatorio Nacional Sobre Pensiones, cuya principal conclusión es que en un año, ha aumentado en un 4% el número de españoles que no ahorran para su jubilación. Si en 2008 un 61% de encuestados reconoció no ahorrar, en 2009 el porcentaje alcanza ya el 65%. En palabras de Manuel Álvarez, Director de Particulares de Vida y Pensiones de Grupo Caser, “la crisis está afectando al ahorro finalista, de forma aún moderada, pero evidente. Los españoles están ahorrando pero lo hacen a corto plazo, como soporte a las necesidades económicas de la situación que estamos atravesando, a pesar de que, desde diferentes foros sociales y económicos, se está alertando cada vez con mayor fuerza de que el Sistema Público de Pensiones será inviable en el futuro, tal y como está actualmente concebido”. Álvarez insistió en que “ahora más que nunca, es imprescindible que desde la Administración se articulen medidas que fomenten e incentiven el ahorro para la jubilación”.

La principal causa para no ahorrar, al igual que en 2008, es porque resulta imposible hacerlo en este momento, pero si el año pasado era el 74% quien la aducía, actualmente, el porcentaje asciende al 80%. En términos generales, todas las razones para no ahorrar propuestas a los encuestados han tenido un importante incremento en 2009, especialmente significativo, por ejemplo, en el caso de la edad. Este año, un 86% ha puesto como excusa la edad -bien por joven o por mayor- para no hacerlo, frente al 35% de 2008. También resulta destacable un repunte en la confianza en la Seguridad Social. El porcentaje de los que justifican su falta de ahorro en este motivo alcanza el 58%, frente al 45% de hace 12 meses.

Inestabilidad laboral principal enemigo del ahorro a largo plazo

Profundizando en los motivos que hacen imposible el ahorro, si en 2008, el principal era tener muchos gastos, el 76% así lo declaraba, en 2009 este porcentaje desciende a un 38%, lo que pone de manifiesto uno de los principales efectos de la crisis: La contracción del consumo privado y el estancamiento en la concesión de créditos. Asimismo, la inestabilidad en el empleo y el incremento del paro se hacen claramente palpables en los resultados del Observatorio: Las razones de índole laboral son las más aludidas como motivo para no ahorrar, con un 77%.

“El problema -afirma Manuel Álvarez- es que la intensa destrucción de empleo que sufre España no sólo está perjudicando al ahorro privado para la jubilación, sino que, además, está reduciendo la base de cotizantes; sólo en el último año se han reducido en un 7% el número de afiliados a la Seguridad Social. Por tanto, a medio plazo, esta crisis augura un periodo de ritmos de crecimiento y creación de empleo muy bajos, con una tasa de desempleo que alcanzará el 20%, como pronostican algunos expertos. Todo ello, junto con otros factores, hará muy difícil la sostenibilidad de las pensiones tal como están actualmente concebidas”.

La hipoteca es otro motivo clave para no ahorrar para el 62% de los españoles, frente al 43% del año anterior. La inestabilidad laboral está generando una sensación de inseguridad tal en los encuestados que, pese a la caída de los tipos, ven incompatible el pago del crédito hipotecario y el ahorro para la jubilación.

Por otra parte, los españoles son mucho más pesimistas sobre sus posibilidades de ahorrar en un futuro que hace doce meses. Sólo un 16% cree que sí lo hará, porcentaje que en 2008 se situaba en el 39%. Una vez más, el clima de incertidumbre generado por la crisis se refleja en los resultados del estudio.

Acceda al Informe Caser.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.