Imagen de la noticia

Redacción. El sector español de la distribución comercial perdió el año pasado 1.799 millones de euros entre hurtos comerciales y errores administrativos, lo que representa el 0.81 % de sus ventas.

Así lo pone de relieve el estudio La pérdida en la gran distribución comercial 2018, elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), en colaboración con EY, y que ha sido presentado esta semana en el 21º Congreso AECOC de Prevención de la Pérdida.

El índice de pérdida en 2017 se situó en el señalado 0.81 %, un 0,01 % menos que el año anterior, sobre unas ventas del sector minorista de más de 222.000 millones de euros. El estudio incluye a empresas de alimentación y bebidas, textil, ferretería y bazar, perfumería, electrónica y otras de gran consumo.

De estos 1.799 millones de euros de pérdida, el 58 % (1.043,4 millones de euros) corresponde a hurtos externos, aquellos realizados por personas ajenas a la empresa, mientras que el 20 % (359,8 millones de euros) se atribuye a hurtos internos, aquellos realizados por parte de empleados directos de la propia organización o personas relacionadas laboralmente con la empresa. Así, en total, los hurtos comerciales fueron responsables del 78 % (1.403,2 millones de euros) de la pérdida desconocida sufrida por las empresas el año pasado.

El otro 22 % (395,78 millones de euros) de la pérdida desconocida total se produjo debido a errores de gestión. De ellos, los más frecuentes se derivan de los procesos de preparación y entrega de la documentación correspondiente, seguidos por los errores en la fijación de precios.

La mayoría de las empresas considera que los incidentes violentos se mantuvieron igual respecto al año anterior. Aun así, el estudio ha detectado un aumento del hurto realizado por bandas organizadas, considerando el 43 % de las empresas que ha sido mayor.

Los productos más hurtados

En cuanto a productos, las bebidas alcohólicas, los embutidos, los snacks y las conservas son los cuatro productos de alimentación más hurtados. En concreto, el 93 % de las empresas consultadas menciona las bebidas alcohólicas como productos que sufren robos dentro de su organización; el 80%, la charcutería; mientras que snacks y conservas está presente en las respuestas del 40% de las empresas.

En la categoría de electrónica, los productos más sustraídos son los accesorios (93 %), seguidos de teléfonos y tablets (50 %). En textil, la ropa de adulto lidera el ranking (81 %), mientras que todas las empresas de ferretería han reportado sufrir robos de sus herramientas. Por último, dentro de la categoría de cosmética, el maquillaje encabeza la lista (67 %), seguido de perfumería y cremas.

Se trata principalmente de productos atractivos para el hurto debido a sus características físicas, su elevado valor monetario o la facilidad con la que puedan ser revendidos en mercados paralelos. Los productos que son la última novedad y aquellos de uso cotidiano por los que no se está dispuesto a pagar sufren una mayor probabilidad de ser hurtados. El estudio confirma así que los productos más sustraídos no son de primera necesidad, lo que confirma que la principal motivación del hurto es la reventa.

SPEC