Imagen de la noticia

Redacción. El interés por trabajar por cuenta propia se está reduciendo en toda Europa. Así lo pone de relieve ADP, proveedor global de soluciones de RRHH, en su informe The Workforce in Europe 2019.

Este informe refleja que el número de empleados que consideran activamente convertirse freelance o trabajar por cuenta propia ha disminuido un 11 % en los últimos dos años, hasta situarse en el 15 %. Y casi la mitad de los empleados en Europa, el 47 %, no están interesados en esta forma de trabajar, en comparación con el 32 % en 2017.

El análisis de ADP, para el que ha encuestado a más a de 10.000 empleados en Europa, también destaca un ligero aumento de dos puntos porcentuales respecto al año anterior de aquellos que apuestan por tener un trabajo para toda la vida; el 27 % de los encuestados estaría dispuesto a permanecer en sus empresas el resto de su carrera profesional. Y, de media, los empleados creen que permanecerán en su empresa actual al menos cuatro años y medio, un ligero aumento desde 2018.

Los freelance y el empleo por cuenta propia eran antes cada vez más populares, impulsados por el deseo de formas de trabajo más flexibles y respaldados por nuevas tecnologías que hacían que trabajar de manera independiente fuera mucho más factible. Sin embargo, según las conclusiones del estudio, la tendencia está cambiando y las incertidumbres políticas y económicas llevan a los empleados a protegerse con la seguridad que ofrecen los contratos indefinidos.

El trabajo independiente sigue siendo más popular en algunos países que en otros. Dos tercios de los trabajadores italianos (68 %) muestran interés en convertirse en trabajadores independientes o ya lo son. Tras ellos aparecen los de Reino Unido y Polonia (62 %).

Por el contrario, solo el 44 % de los trabajadores alemanes y el 41 % de los trabajadores holandeses comparten este interés en el autoempleo.

Según Raúl Sibaja, director de Operaciones de ADP Iberia, "el trabajo independiente puede ofrecer una forma de vida fantástica a ciertos profesionales pero, al igual que con cualquier elección de carrera, no es para todos. Una gran cantidad de empleados ha optado por seguir el camino por cuenta propia en los últimos años, atraídos por la libertad, la flexibilidad y el control sobre su destino. Sin embargo, muchos también habrán luchado contra la inseguridad, el aislamiento y la importante carga administrativa que puede conllevar”.

“A medida que entramos en tiempos de incertidumbre, parece que ya hemos alcanzado el 'pico autónomo', al menos por el momento, y los empleados ahora se replantean las ventajas de tener un puesto seguro y permanente. Al mismo tiempo, más empleados están cuestionando para lo que realmente están trabajando, y para lograr un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida laboral, las empresas están respondiendo con nuevas medidas”.

“La mayoría de las empresas están explorando prácticas laborales flexibles con el fin de diseñar una mejor manera de trabajar que permita a las personas disfrutar de una experiencia más personalizada. Pero los empleadores no deben ser complacientes. El trabajo independiente sigue siendo una opción viable para muchos, por lo que las organizaciones deben garantizar que continúen compitiendo y colaborando con lo que puede ofrecer", concluye Sibaja.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.