Imagen de la noticia

Redacción. Las interrupciones por parte de los niños u otros miembros de la familia son el obstáculo número uno al que se enfrentan los profesionales que trabajan desde sus casas.

Así lo pone de relieve el Global Workspace Survey 2019, realizado por el proveedor de espacios de trabajo flexible, IWG, sobre una encuesta a 15.000 personas de 80 países, según el cual, el 62 % de los consultados afirma que la demanda de atención por parte de un familiar es el principal obstáculo a la hora de ser productivos.

La segunda queja más común, apuntada por un 45 % de los trabajadores consultados, es que sus llamadas profesionales se vean interrumpidas por niños u otros familiares.

A continuación se sitúan las dificultades para acceder a equipos de oficina como la impresora, el fax o la fotocopiadora (43 %), ruidos en el hogar, como el sonido de la lavadora o el lavavajillas (32 %) y mascotas que requieren atención (25 %).

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.