Imagen de la noticia

Redacción. El 70 % de los trabajadores españoles con contrato fijo no se sienten felices en su trabajo. Así lo pone de relieve el estudio Excelencia y valores. Claves para la sostenibilidad social y empresarial, elaborado por Mireia Las Heras, profesora de IESE Business School y directora del Centro Trabajo y Familia de la entidad económica, y la empresa de RRHH Eurofirms.

El estudio también revela que el 80 % de los trabajadores encuestados tienen aversión a los lunes, y que el 60 % no recomendaría su propia empresa a un amigo.

Por otra parte, el informe apunta que solo un 13 % de hombres y un 24 % de mujeres con contrato indefinido piensan que reciben un salario justo, pese a que más del 70 % aseguran darlo todo por la empresa para la que trabajan.

Además, en materia de salud laboral, el 89 % de hombres y el 80 % de mujeres con contrato indefinido piensan que la gente enferma por estrés en su empresa, dato que mejora entre los encuestados sin contrato indefinido, situando este sentimiento en un 66 % de los hombres y un 64 % de las mujeres.

Margen de mejora

El informe de IESE y Eurofirms, para el que se han recogido 6.290 respuestas de empleados de diversos sectores y con diferentes casuísticas laborales y familiares, pretende evaluar los niveles de satisfacción, identificación y compromiso de los trabajadores españoles con las empresas para las que trabajan, aportando varias claves para dirigir a las compañías hacia el camino de la excelencia.

Para evaluar la calidad de las organizaciones, Mireia Las Heras se ha basado en el modelo según el cual una empresa solo cumple con su función si es capaz de lograr buenos resultados en tres dimensiones distintas: eficacia, aprendizaje e identificación.

A partir de las variables medidas en cada una de estas dimensiones, el informe concluye que solo un 28 % de las empresas son consideradas como excelentes por sus propios empleados, es decir, solo tres trabajadores de cada diez consideran que la empresa es eficaz en el uso de los recursos, generando aprendizaje e identificación, y que satisface en gran medida las necesidades de los empleados y de los clientes, además de aportar un valor al entorno social.

Casi la mitad de los empleados, el 48 %, conceden a su empresa un nivel de calidad intermedio, mientras que un 24 % consideran que tiene una calidad deficiente, ya que no satisface las necesidades de clientes ni empleados, que sienten que el valor de lo que ellos aportan es mayor de lo que reciben, y que su empresa no contribuye positivamente al entorno social o incluso genera externalidades negativas.

Por último, el informe cinco claves o puntos de mejora para revertir la situación y orientarse hacia la excelencia: ofrecer un salario justo, motivar y dar oportunidades de aprendizaje, crear entornos de trabajo saludables y sin estrés, potenciar la identificación con el propósito y misión de la empresa y aportar valor a la sociedad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.