Imagen de la noticia

Redacción. Solo un 32 % de las empresas españolas teme este año una fuga más elevada de lo habitual de talento joven al extranjero para cumplir sus aspiraciones profesionales, según revela la Guía Laboral Hays.

La consultora de Recursos Humanos destaca que ese porcentaje supone un cambio de tendencia significativo respecto a los últimos años, ya que ha descendido al nivel mínimo registrado en 2015, cuando también un 32 % de las empresas se mostraban preocupadas por una fuga de talento joven fuera de España más elevada de lo normal.

A partir de ese momento, y fruto de la recuperación económica, el temor se fue incrementando de forma gradual: en 2016 fue del 40 %, en 2017 del 43 %, en 2018 del 53 % y el año pasado del 56 %.

Oscar Cebollero, director de Hays Barcelona, cree que esta pérdida de miedo por parte de las compañías se debe a que “en los últimos años han invertido mucho más en sus plantillas. Se han dado cuenta de que el mercado ha cambiado y de que, si no quieren que todo el talento marche, tienen que modificar su planteamiento e invertir en profesionales de aquí”.

Los datos de la Guía Hays son previos al estallido de la crisis del coronavirus. Pese a ello, la situación actual ha hecho más evidente que el descenso de la fuga de talento no es solo una percepción de los empresarios.

Cebollero señala que “las restricciones de movilidad actuales, los cambios y la incertidumbre hacen que los candidatos busquen más la estabilidad o la proyección profesional dentro de su país y no se planteen grandes cambios a nivel profesional en el extranjero”.

En los últimos años, las empresas que han tenido más dificultades para retener y encontrar talento en España han sido las tecnológicas. De todos los perfiles, los que presentan un mayor porcentaje de rotación son los ingenieros (20 %), los comerciales (18,5 %) y los informáticos (17 %).

El director de Hays explica que “hay países que están mucho más avanzados que nosotros en el ámbito tecnológico, y esto hace que los jóvenes españoles se sientan atraídos por ellos y que las empresas españolas tengan que buscar el talento fuera porque en España no existe”.

Más allá del sector, las empresas que más temen la rotación son las grandes compañías (37 %), seguidas de las pymes (30 %) y las startups (26 %), pero a unos niveles muy inferiores en comparación con el año pasado (grandes empresas 65 %, pymes 51 %, startups 40 %).

Cebollero explica que esto se debe a que “quien trabaja en una multinacional tiene una visión internacional y una predisposición al cambio que no tiene el que trabaja en una empresa más pequeña”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.