Reskilling y upskilling: ¿por qué tanta insistencia?

Reskilling y Upskilling son dos términos que se han convertido en tendencia en el ámbito de Recursos Humanos, ya que se refieren a la necesidad de adquirir o ampliar nuevas competencias de un empleado, una prioridad para muchas empresas debido a la rápida evolución del mercado por la velocidad con la que la tecnología está cambiando los modelos de negocio y, en consecuencia, la necesidad de atraer nuevos tipos de perfiles, más digitales o con skills diferentes a las que históricamente existían en la empresa.

Este proceso de digitalización hace que las empresas y sus empleados tengan nuevas necesidades, requiriendo incrementar o complementar sus habilidades y conocimientos a lo largo del tiempo. Si tenemos en cuenta que muchos de los puestos de trabajo hoy en día están sufriendo una rápida transformación debido a la llegada de nuevos procesos automatizados, es necesario que seamos capaces de ayudar a estas personas a adquirir habilidades que les permitan adaptarse a las nuevas tareas diarias de un trabajador en la era digital.

Los estudios indican que la sociedad asume que la responsabilidad de este proceso recae no solo en los gobiernos, las universidades, escuelas de negocios e institutos politécnicos que forman a la próxima generación de líderes y trabajadores, sino también en la comunidad empresarial, que tiene mayor capacidad -y necesidad- de llegar a las personas que ya están en el mercado laboral en la actualidad.

En este escenario, ¿cómo incrementar el talento de un equipo ofreciendo a sus integrantes la formación que les permita generar nuevas skills y, así, adaptar las existentes a las necesidades del negocio y de los clientes?

Este reto no es nuevo, y la formación continua ya existe en muchas empresas. En las grandes compañías es fácil encontrar áreas de Learning & Development o de University encargadas de crear conjuntos completos de formación con un enfoque masivo ya sea por función, área geográfica o unidad de negocio, en un modelo de one size fits all.

Entonces, ¿por qué tanta insistencia en el reskilling y el upskilling? Lo que ha cambiado es, principalmente, el enfoque y la tecnología:

  • El enfoque, porque todos, como clientes, hemos aprendido que la oferta debe ser personalizada y ajustada a lo que buscamos y a cómo nos vemos como individuo.
  • La tecnología, porque hoy tenemos capacidades que antes no teníamos. Inteligencia artificial, chatbots, big data... son palabras de moda que se han materializado en tendencias aplicables, con casos de uso especialmente relevantes en el área de gestión y desarrollo de personas.

Combinados y bien gestionados nos permitirán crear learning journeys que aporten valor a las personas, las desarrollen, pero también las interesen, las involucren y las comprometan, alineando los resultados deseados con el propósito y la estrategia de la empresa.

El objetivo es, entonces, crear un camino de crecimiento y desarrollo totalmente personalizado que utilice lo que sabemos de nuestros empleados, sus intereses profesionales y sus habilidades para diseñar las experiencias futuras que les prepararán para los puestos que prevemos que necesitaremos para avanzar en la estrategia corporativa.

Se trata de presentarles las oportunidades de desarrollo profesional que sabemos que buscan, señalándoles dónde deben mejorar y cómo pueden hacerlo.

Se trata de guiar y desarrollar, de forma personalizada, proporcionando la visión -hacia dónde-, los medios -cómo- y el calendario -cuándo-.

Nada de esto es nuevo, pero nunca hemos tenido, como ahora, la capacidad de personalización, engagement y Employee Experience que permite que esta estrategia sea un éxito.

Hay tres razones básicas por las que la implantación de planes de formación en la empresa es esencial:

  • Aumenta la fidelidad, al proporcionar al empleado un plan de formación que aumentará su compromiso, al hacerle sentir más valorado, y evitará la fuga de talentos.
  • Reduce costes, pues mejorar el equipo actual de la empresa evita los costes del periodo de adaptación del nuevo talento.
  • Combate la brecha digital, dado que la constante evolución digital requiere una actualización permanente.

En definitiva, invertir en planes de reskilling y upskilling de las competencias ayuda a las empresas a ejecutar los cambios más rápidamente y a ser más competitivas.

Situaciones como la del covid-19 dejaron al descubierto las debilidades digitales de muchas empresas, que dificultan la productividad en modelos de trabajo remotos y digitales. Estamos ayudando a las empresas a poner en marcha planes de formación con metodologías adaptadas a cada organización, para que la adopción de nuevas skills sea más fácil para todos los implicados.

No podemos olvidar que el desarrollo del talento interno beneficia a la organización a todos los niveles. El equipo adquirirá nuevas habilidades, sintiéndose más capacitado, realizado y con más oportunidades de crecimiento y desarrollo dentro de la empresa.

Todo ello aumenta su nivel de compromiso, su sentido de pertenencia y su propósito, que, según varios estudios, tienen un impacto directo en la satisfacción del cliente y en los resultados de la empresa. Estos programas no solo afectan a las personas, sino también a la organización y a todos sus stakeholders.

Tiago Duarte

Tiago Duarte
Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.