El negocio de las empresas españolas de ingeniería cayó un 18 % en 2020 por la crisis del covid-19

Redacción. La facturación conjunta de las empresas españolas de ingeniería alcanzó los 8.700 millones de euros al cierre de 2020, lo que supuso un 18 % menos que la cifra registrada en el ejercicio anterior, en el que el sector ya había sufrido un ligero retroceso.

Así lo pone de relieve el Observatorio Sectorial DBK de Informa (grupo CESCE), según el cual, esta caída de los ingresos estuvo motivada por el impacto de la crisis sanitaria del covid-19 en la actividad económica a escala nacional e internacional, que dio lugar a la paralización y suspensión de algunos proyectos y a la ralentización en la convocatoria de nuevos contratos.

La negativa coyuntura penalizó los ingresos de las empresas de ingeniería en el mercado nacional, dando lugar a una caída situada en el 11,9 %, lo que supone 2.400 millones de euros.

El descenso de los ingresos fue más acusado en los mercados exteriores, donde las empresas españolas perdieron un 20,3 % de su facturación respecto a 2019, hasta 6.300 millones de euros.

Los ingresos registraron un retroceso en los principales segmentos de actividad. Los proyectos energéticos continúan acaparando la mayor parte del negocio, con una participación cercana al 60 % del total. Por su parte, el área de ingeniería civil supuso algo más del 20 % del mercado, seguido del segmento de proyectos industriales (12 %) y de otros proyectos (8 %).

En 2021 se espera una progresiva reactivación de la demanda que permitirá una recuperación de los ingresos de las empresas, especialmente en la segunda parte del año, si bien, en todo caso, la cifra de facturación se situará todavía muy por debajo de la alcanzada en 2019.

El número de empresas inscritas en el Directorio Central de Empresas (DIRCE) bajo el epígrafe 711, que incluye servicios técnicos de arquitectura e ingeniería, se situó en 95.497 en enero de 2020, cifra que se redujo ligeramente respecto a un año antes. En 2020 se intensificó la tendencia de descenso, en un contexto de intenso deterioro de la actividad.

La estructura de la oferta se caracteriza por la presencia de grandes operadores que ocupan posiciones destacadas en el mercado. Existe una alta concentración del negocio, reuniendo los cinco primeros competidores cerca del 65 % de la facturación total del sector, participación que superó el 75 % al considerar a los diez primeros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.