Los profesionales de servicios financieros no están para bromas

Redacción. Solo un 3 % de los profesionales de servicios financieros se sienten cómodos con las bromas en su lugar de trabajo.

Así lo pone de relieve una encuesta realizada por el Chartered Institute for Securities & Investment (CISI), organismo profesional internacional sin ánimo de lucro, en colaboración con Focal Point Training, en la que han participado 750 miembros del CISI, 43 % mujeres y 55 % hombres, que trabajan en la comunidad de servicios financieros y en otros servicios profesionales.

Según el estudio, el 97 % de los encuestados afirma haberse sentido incómodo por las bromas en algún momento, el 69 % ha participado menos en las reuniones debido a las bromas y el 60 % ha dicho que las bromas han provocado que presente menos ideas, lo que sugiere que las bromas frenen la creatividad de los profesionales de servicios financieros.

Así mismo, el 40 % ha dicho que las bromas afectan a cómo se siente sobre sí mismo a menudo o todo el tiempo y un tercio ha buscado un nuevo trabajo cuando se ha sentido incómodo con las bromas,

El estudio también revela que un 33 % de los encuestados, aunque le afectan las bromas, puede quitárselas de la cabeza, mientras que el 25 % asegura sentirse incómodo por las bromas al menos parte del tiempo.

Además, 132 encuestados que se han sentido incómodos por las bromas han notado que estas han afectado a su capacidad para hablar con sus superiores directos sobre su salud mental.

Por otra parte, el estudio destaca la dificultad que algunos encuestados han tenido para reunir valor suficiente para “detener las bromas”. Menos de un tercio se ha sentido cómodo pidiendo a la gente que parara, y solo uno de cada diez encuestados ha podido hacerlo “en todo momento”.

Entre los que encuentran incómodas las bromas, un 11 % se siente así “al menos una vez al día o siempre”. La cuarta parte de los que se sienten incómodos con las bromas se sienten así “al menos una vez a la semana”.

Stella Chandler, directora de Focal Point Training, ha señalado que “las bromas pueden derribar barreras en los equipos, pero, cuando cruzan la línea, las barreras aumentan. Esto puede tener un efecto dañino y duradero en equipos e individuos”.

“Además, la encuesta muestra que, lamentablemente, los departamentos de Recursos Humanos o las culturas de las empresas de servicios financieros no están dando a las personas suficiente confianza para hablar”, añade Chandler.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.