Más de la mitad de los directivos cree necesario un cambio de liderazgo que favorezca la transformación

Redacción. Un 55 % de directivos a nivel global considera necesario llevar a cabo un cambio en el liderazgo de la organización orientado a fortalecer aquellas capacidades esenciales que favorezcan la transformación.

Así lo pone de relieve el estudio Transformation & Leadership - beyond the new normal, realizado por la firma de executive search, Kingsley Gate Partners, con la participación de 538 altos directivos de 19 industrias diferentes en 10 países, en el que se destaca que los nuevos líderes tienen que contar con los siguientes rasgos: visión estratégica (20 %), habilidad de comunicación y flexibilidad (16 %), conexión con las personas y credibilidad de los líderes para lograr la adhesión al cambio (14 %).

El 81 % de los participantes en el estudio considera que la transformación del modelo de negocio de su empresa ya está en marcha, y el 77 % opina que implicará necesariamente un cambio de la cultura corporativa. En este sentido, para el 84 % la cultura posee una importancia muy elevada como impulsor o como obstáculo para llevar a cabo una transformación de modelo de negocio.

Para el 73% de los directivos consultados, la transformación de la cultura tendrá un alto impacto en los perfiles y comportamientos de los líderes de la organización.

Una de las mayores preocupaciones de los encuestados es la necesidad de talento y su escasez. Por ello, para poder atraer, comprometer y fidelizar a un talento cada vez más escaso y de alto valor para trabajar desde la creación e innovación, el 72 % de los participantes destaca como especialmente importante la Proposición de Valor para el Talento (PVT).

En la investigación, el aspecto más relevante del ambiente de trabajo para el 26 % de los encuestados es la cultura, seguido por la reputación de la compañía, con un 19 % de respuestas.

A continuación se sitúan el propósito y los valores, con un 15 % de las respuestas, la compensación, con un 13 % y, en última posición, un proyecto atractivo, apuntado por el 11 % de los altos directivos.

Trabajo híbrido, diversidad e inclusión

Por otra parte, los modelos híbridos de trabajo han pasado a ser una parte primordial de las expectativas y deseos del talento con capacidad de elegir para un 87 % de los altos directivos.

Su apoyo a los modelos híbridos es coherente con el foco en culturas que faciliten la creación e innovación, caracterizadas por valores de confianza, flexibilidad, agilidad, autonomía y baja aversión al riesgo.

En cuanto a la consideración de las políticas sobre diversidad e inclusión como una dimensión relevante de la PVT, el 39 % sitúa la diversidad generacional como la prioridad, seguida de la diversidad cultural (34 %) y la de género (26 %).

En el lado contrario, los aspectos que deben mejorarse de la PVT, de acuerdo con los encuestados, serían los planes de desarrollo y de carrera (29 %) y las políticas sobre flexibilidad y conciliación (18 %).

Y entre los factores que consideran que impiden incorporar estos aspectos se encuentran, en primer lugar, las restricciones presupuestarias (38 %), la falta de consciencia sobre su relevancia (27 %), la falta de alineamiento del equipo directivo (18 %) y la falta de determinación para vencer la resistencia interna (11 %).

El estudio concluye que la supervivencia de las organizaciones dependerá de su capacidad para responder con acierto a la necesidad de adaptarse, desde la cultura y el liderazgo, a un entorno en continuo proceso de cambio acelerado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.