Cómo seguir siendo productivo cuando el calor aprieta

Redacción. El verano es uno de los periodos del año más temidos por las empresas porque la productividad de sus trabajadores suele descender a las cotas más bajas.

Las altas temperaturas, los horarios concentrados, el cansancio acumulado de la temporada o la cercanía de las vacaciones hacen que, casi inevitablemente, las personas incurran en una cierta relajación.

Según los especialistas de WorkMeter, especialista en herramientas tecnológicas de medición del tiempo de trabajo, esa relajación es normal, hasta cierto punto, y no debería suponer ningún problema para la empresa siempre y cuando se tenga bajo control y no se excedan determinados límites.

“En verano todos llegamos con la gasolina algo justa, y es normal y hasta saludable que se baje un poco la intensidad, algo que facilita el hecho de que, para la mayoría de los sectores -lógicamente con la excepción de algunos como el turismo-. se trata de un momento valle del año en el que la actividad se ralentiza. Pero, eso sí, esa cierta relajación no puede sobrepasar determinados límites y conducirnos hasta la dejadez. Por esa razón, es muy importante medir en todo momento cómo está siendo nuestro desempeño y asegurarnos de que seguimos siendo productivos también en este periodo de tiempo”, explica Joan Pons, CEO de WorkMeter.

Para evitar que ese rendimiento individual y colectivo se desplome durante los meses de julio y agosto, WorkMeter ha formulado una serie de consejos que pueden ayudar a las empresas y a sus trabajadores a mantenerse productivos durante este periodo.

1. Sé disciplinado. La tentación de dejarse llevar por la relajación del verano está ahí. Pero las vacaciones no han llegado todavía, así que hay que hacer un último esfuerzo. Es fundamental mantener una disciplina de trabajo para aprovechar las horas laborables y cumplir una serie de objetivos, aunque sean mínimos, cada día.

2. Prioriza tareas y establece metas. Define las tareas más importantes de la jornada y márcate metas alcanzables a corto plazo. Esos objetivos veraniegos no tienen por qué ser muy exigentes, y seguramente lo serán menos que los del resto del año, pero siguen siendo fundamentales para mantenerse enfocado y motivado.

3. Cambia tus rutinas. El verano suele ser un periodo del año en el que las urgencias del día al día se toman un respiro. Muchos clientes están de vacaciones y los grandes proyectos suelen aparcarse hasta septiembre. En cambio, es un gran momento para acometer esas tareas administrativas o de planificación y preparación para la nueva temporada para las que nunca se encuentra tiempo durante el resto del año.

4. Haz pausas activas. Aprovecha el buen clima para realizar pausas activas. Sal a dar un paseo corto, realiza estiramientos o ejercicios breves para recargar energías y mejorar la concentración, hidrátate con frecuencia e, incluso, date un chapuzón corto en la piscina si tienes la suerte de estar trabajando desde tu lugar de vacaciones.

5. Gestiona tu tiempo de manera eficiente. Utiliza técnicas de gestión del tiempo para dividir tu jornada laboral en bloques enfocados en el trabajo y seguidos de descansos. Mide y recoge esos datos con herramientas de medición del tiempo de trabajo, ya que solo de esta manera podrás saber si estás yendo por el buen camino o si necesitas cambiar tus rutinas.

6. Elimina las distracciones. Si estás teletrabajando, y especialmente si tienes niños de vacaciones alrededor, déjales muy claro cuáles son tus horarios y que no deben distraerte durante determinadas horas del día.

7. Comunica tus horarios. Asegúrate de que tus compañeros o clientes también sepan cuáles son tus horarios de trabajo durante el verano para evitar malentendidos y asegurarte de que consigues hacer una adecuada desconexión digital.

8. Flexibiliza tu horario. Las altas temperaturas del verano hacen que los ritmos vitales se trastoquen y que cada persona rinda mejor en un determinado momento del día. Para unos será a primerísima hora, mientras que otros preferirán las horas cercanas al ocaso.

Si tu empresa te ofrece esa posibilidad, adapta tu horario de manera que puedas aprovechar las horas que mejor se adapten a tu particular biorritmo. Herramientas de medición pueden facilitar una valiosa información acerca de las horas de día en la que cada trabajador es más productivo.

9. Equilibrio. Mantener un equilibrio entre el trabajo y el disfrute del verano es fundamental para evitar el agotamiento y llegar fresco y con energía a la nueva temporada.

La implementación de estos consejos y disponer de herramientas de medición del tiempo prácticas permitirá que los empleados mantengan niveles elevados de productividad y que las empresas tengan un rendimiento óptimo durante los meses de calor, sin comprometer el bienestar y el disfrute personal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.