La brecha salarial de género sigue creciendo en España

Redacción. La brecha salarial de género continúa creciendo en España, ya que el aumento salarial que percibieron las mujeres en 2022 sigue estando por debajo del de los hombres, y no se prevé que la situación mejore.

Así se desprende del informe People at Work 2023: una visión sobre el equipo humano global, realizado por ADP Research Institute sobre una muestra de más de 32.000 empleados en España y en otros 16 países con el objetivo de analizar las actitudes de los empleados hacia el mundo laboral actual y lo que esperan en el futuro.

El informe indica que los trabajadores masculinos españoles aseguran haber recibido un aumento salarial del 5 % en 2022, mientras que el de las españolas fue del 4,32 %.

En los próximos 12 meses los hombres esperan un aumento salarial del 5,5 %, mientras que las mujeres en España lo esperan de solo el 5%.

Además, solo el 32 % de las mujeres españolas cree que su empresa ha mejorado en materia de igualdad salarial de género en los últimos tres años. A pesar de que el año pasado el aumento salarial mayor fue entre los hombres a nivel global, son ellos los que más piensan que siguen estando mal pagados. Así lo afirma un 46 %, en comparación con el 42 % de las mujeres encuestadas en los países del informe.

Por edades, los trabajadores más jóvenes y mayores también creen que sus empleadores nos les tendrán en cuenta el año que viene en materia de aumento salarial y bonificaciones.

El 50 % de la generación Z (18-24 años) espera recibir un aumento salarial en su empresa actual, al igual que el 49 % de los mayores de 55 año. En cambio, el 66 % del resto de grupos de edad sí espera recibir un aumento.

A la hora de recibir algún tipo de bonus, el 33 % de la generación Z y el 27 % de aquellos que se acercan a la edad de jubilación cree estar en condiciones de recibirlo, por el 40 % del resto de grupos de edad lo espera en un 40 %.

Según Chantal Poulastrou, directora de operaciones de ADP Iberia, "las iniciativas para cerrar la brecha salarial de género siguen siendo insuficientes, a pesar de todos los esfuerzos hacia la dirección correcta. Los aumentos salariales de las mujeres aún no alcanzan el nivel de los de los hombres, y el colectivo femenino es el que más padece en situaciones de dificultad financiera. Es muy importante que los empleadores cuenten con sistemas sólidos con los que detectar inconsistencias y desigualdades en la remuneración de su personal, con el objetivo de que puedan hacer frente a cualquier desigualdad salarial de género. De lo contrario, esta injusta situación podría perpetuarse en el tiempo, reduciendo la motivación y el compromiso de las trabajadoras, posiblemente provocando un éxodo de talento femenino y dañando probablemente la reputación de la marca".

"Debemos valorar las aportaciones tanto de los trabajadores experimentados como de los jóvenes talentos. El no hacerlo significa perder una fuente importante de habilidades, talento y de una perspectiva diferente que tanto valor genera a las empresas que incluyen distintas generaciones en su capital humano. Además, podría acelerar la ‘Grey Resignation’ y la falta de compromiso por parte de los empleadores con la próxima generación que va a ingresar al mercado laboral. Es esencial trabajar la inclusión y ofrecer una compensación salarial adecuada para atraer y fidelizar a talentos pertenecientes a generaciones más recientes", añade Poulastrou.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.