imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press - La irrupción de las redes sociales en los sectores profesionales está provocando un cambio radical en el modo de gestionar la imagen de marca de los despachos de abogados y los profesionales de la jurisprudencia.

Según se ha puesto de relieve en la sesión organizada por el Club Derecho Esade Alumni ‘Marca personal en el sector legal’, las redes sociales, desarrolladas inicialmente como entornos online para la comunicación entre personas, están situando la identidad y el carácter de los profesionales jurídicos por encima de la imagen de marca de los bufetes.

Eugenia Navarro, profesora de Marketing Jurídico de la Facultad de Derecho de Esade, afirma que “la identidad y la imagen personal es clave en las redes sociales y, por ello, estamos viviendo un proceso en el que los nombres de los profesionales adquieren un peso específico frente a la marca del despacho para que los clientes tomen decisiones de compra”.

De hecho, la marca personal es entendida por algunos expertos como un elemento coherente con la situación actual del mercado. En este sentido, Paula Fernández-Ochoa, consultora de Marketing Jurídico en Morethanlaw, asegura que “ante un escenario muy competitivo y homogéneo, crearse un valor y una marca es esencial para sobresalir, una forma de crear diferenciación y enfatizar los valores añadidos que aportamos”.

En ocasiones, “el abogado crea marca propia incluso dentro de firmas reputadas y las empresas son capaces de seguir a su abogado siempre que vaya a firmas de características similares”, señala Navarro. Sin embargo, esto no es contraproducente para las grandes firmas, pues las que "trabajan con profesionales brillantes, enriquecen la imagen de marca de la empresa”, añade Fernández-Ochoa.

El “correcto maridaje de marcas” es básico para consensuar la relación entre imagen de marca e imagen personal, afirma Nicolás Martín, socio director de MLA Associates. “Cada vez que elegimos posicionarnos, decidimos a dónde queremos ir y planificamos una estrategia para llegar ahí”, asegura.

Tras una etapa en el que las estrategias de marketing y comunicación de las firmas han ido dirigidas a construir una imagen de marca para los despachos, actualmente se está reforzando el peso individual que los profesionales tienen. “Algunos grandes despachos ya están presentes y son activos en las redes sociales, como Cuatrecasas o Gómez Acebo & Pombo, otros de similar magnitud aún no han entrado en estas plataformas, y eso sitúa a despachos pequeños y medianos por delante de estas grandes firmas ausentes”, advierte Eugenia Navarro.

De hecho, el modo en el que se estructuran estas redes “sitúa en el mismo punto de salida” a las grandes firmas y a los despachos más pequeños “que son extremadamente activos”.

Todo ello está contribuyendo al hecho que “la marca personal está recibiendo más recursos de marketing que hace tiempo”, según Navarro. Esta afirmación se ve reforzada por el peso que tiene el prestigio profesional en la decisión de compra.

RRHHpress

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.