Imagen de la noticia

Redacción. Un 30% de las empresas españolas ha implementado tecnología que ha sustituido mano de obra en el último año, de las cuales un 37 % son startups, otro 37 % son grandes empresas y un 24 % son pymes, según se destaca en la Guía del Mercado Laboral 2019 de Hays.

Fernando Calvo, People & Culture director de Hays España, destaca que la "transformación digital es esencial para el éxito empresarial, ya que esta evolución ha supuesto una auténtica renovación, nuevos retos, agilidad y prioridad en las personas de las organizaciones". Pero, es necesario preguntarse: ¿debemos priorizar la rapidez en la implantación de la digitalización o el buen funcionamiento a largo plazo?

En la actualidad, casi un tercio de las empresas españolas (30 %) confiesa no disponer de un plan concreto para afrontar la digitalización de sus negocios, según datos de la Cámara de Comercio de España. Además, creen que una cultura digital inmadura y poco colaborativa impide el correcto avance del proceso.

Para Dirk Hahn, COO y director estratégico de Hays en Alemania, "la presión para digitalizar las empresas ya está en marcha, aunque no es una solución simple".

"Es una importante reelaboración de los procesos de un negocio que requiere que se invierta su enfoque, tiempo, dinero y recursos humanos para brindar una experiencia que pueda competir en una era digital", apunta Hahn, que confiesa que el aspecto más difícil es "la espera".

Por su parte, Fernando Calvo destaca que, en España, "lo que realmente noquea a las empresas es que respecto a su estrategia siguieron los planes fijados y tomaron las decisiones de un modo racional y exitoso, pero hubo otros que lo hicieron mejor, especialmente gracias a la digitalización".

Digitalización, apuesta con riesgos

La aparición de nuevas tecnologías y formas de trabajo requiere que las organizaciones reconsideren cómo funciona el negocio y los enfoques que utilizan para los proyectos, ya que la transformación digital requiere agilidad y capacidad de recuperación.

Como destaca Hahn, "la digitalización es una gran oportunidad para las empresas que desean actualizar y ampliar sus procesos de negocio, pero no es el momento de digitalizarlo todo". En su lugar, recomienda analizar los procesos a medida con los que comienzas a trabajar.

"Agregar software a un proceso que no funciona no te hace digital. El mayor desafío es volver a imaginar el proceso, no escribir software", concluye Hahn.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.