¿Qué documentos podrían requerir una traducción jurada?

¿Te ha hecho falta alguna vez contar con una traducción jurada de documentos para cuestiones relacionadas con tu trabajo, con tus estudios o formación o con otros ámbitos de vida tu personal o profesional?

Una traducción jurada es una traducción legalmente válida de un documento oficial, firmada por un traductor certificado y que incluye un sello o apostilla de validación. Es decir, debe cumplir una serie de criterios formales para tener eficacia jurídica.

Además, es importante tener presente que no todos los traductores están habilitados para realizar una traducción jurada, ya que también es necesario que cumplan una serie de requisitos, como son disponer de una licenciatura, maestría, diploma o examen estatal de lengua extranjera y valores jurados de confidencialidad e imparcialidad.

Y también se requiere experiencia, ya que los documentos que deben certificarse en cada caso individual pueden variar de un país a otro.

En transacciones jurídicas internacionales, algunos documentos suelen requerir una traducción jurada, desde documentos tales como partidas de nacimiento o actas de matrimonio, hasta certificados de referencias laborales, diplomas y certificados universitarios, así como cualquier tipo de contrato, declaraciones de reclamación o documentos legales.

La traducción de documentos oficiales, o traducción jurada, se convierte así en un servicio especializado necesario para convertir documentos de un idioma a otro, asegurando su validez legal ante organismos y entidades, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Qué documentos son susceptibles de requerir traducción jurada:

  • Diplomas y titulaciones académicas. Acreditan la finalización de estudios y la obtención de un grado académico. Las traducciones juradas de estos documentos son frecuentemente requeridas para estudiar en el extranjero, convalidar estudios en otro país o para procesos de selección de personal que demandan verificación de la formación académica.
  • Pasaportes. Este documento de identidad emitido por las autoridades nacionales permite a los ciudadanos viajar internacionalmente. Su traducción jurada es necesaria en procesos de solicitud de visado, residencia o ciudadanía en otro país, así como para la validación de identidad en transacciones internacionales.
  • Partidas de nacimiento. Certifican el nacimiento de una persona, indicando datos como el nombre, la fecha y el lugar de nacimiento y la filiación. Este tipo de traducciones juradas son necesarias para trámites de adopción internacional, matrimonio en el extranjero o para la obtención de la nacionalidad, entre otros casos.
  • Certificados de matrimonio. Este documento oficializa la unión matrimonial entre dos personas. La traducción jurada de un certificado de matrimonio es a menudo requerida para confirmar el estado civil en procesos migratorios, de herencia, de adopción y otros trámites legales internacionales.
  • Contratos y acuerdos legales. Estos documentos definen los términos de un acuerdo entre partes, como contratos de trabajo, compraventa, arrendamiento, etc. La traducción jurada de estos documentos garantiza su validez y comprensión por todas las partes involucradas en un contexto internacional.
  • Documentos judiciales y sentencias. Aquí se incluyen resoluciones judiciales, sentencias, actas de divorcio y otros documentos emitidos por autoridades judiciales. Su traducción jurada es necesaria para procedimientos legales en otros países, como la ejecución de sentencias extranjeras, procesos de divorcio internacional y litigios transfronterizos.

 

Elegir un traductor jurado adecuado

Elegir un traductor certificado requiere encontrar un profesional con la experiencia y especialización adecuadas al tipo de documento a traducir y cuyas traducciones proyecten confianza y oficialidad. El conocimiento específico en campos jurídicos y económicos es muy importante para asegurar la precisión terminológica.

Los traductores jurados, aunque no son funcionarios públicos, actúan como profesionales independientes, y su firma y sello sobre el documento traducido certifican su fidelidad. De esta forma, aseguran la validez y la legalidad de los documentos traducidos para garantizar que mantendrán su plena eficacia en el ámbito legal y administrativo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.