Imagen de la noticia

Redacción. Damm ha reducido sus emisiones anuales de CO2 en más de 2.600 toneladas en sus plantas de producción y envasado, una cifra que equivale a la plantación de más de 1.000 especies de pino carrasco cada año.

La compañía cervecera creó en 2008 el departamento de Optimización Energética, cuyo objetivo es reducir el consumo de recursos naturales, revalorizar subproductos y generar energía de origen renovable, mediante la cogeneración, el biogás, que proviene del proceso de depuración de aguas residuales, o la solar-fotovoltaica.

Damm genera en la actualisdad 7.700.000 kWh de energía eléctrica a través de estas fuentes de generación de energía renovable y eficiente en sus fábricas de El Prat de Llobregat (Barcelona), El Puig (Valencia) y Murcia, así como en la plataforma logística que la compañía tiene en la Zona de Actividades Logísticas del Puerto de Barcelona (ZAL).

En concreto, en El Prat la compañía ha puesto en práctica la trigeneración, es decir, la generación simultánea de energía eléctrica y térmica en forma de calor o frío, generando más de 3.000.000 kWh de electricidad.

En la misma fábrica y en la plataforma logística de la ZAL, Damm dispone de más de 12.000 m2 de placas fotovoltaicas, a través de las que está autogenerado más de 2.000.000 kWh de energía eléctrica renovable al año, el equivalente a la energía para abastecer a más de 1.000 hogares.

En El Puig (Valencia), la compañía ha apostado por la cogeneración, es decir, la generación simultánea de energía eléctrica y térmica útil a partir de biogás. Y en su fábrica de Murcia, donde cuentan con más de 3.000 horas de sol al año, disponen de un sistema especial de iluminación a partir de luz solar en las naces de envasado con un consumo de energía 0, y además, generan energía eléctrica para su autoconsumo.

Damm, inmersa en su plan estratégico 2017-2021, tiene previsto continuar trabajando en esta línea durante los próximos años. “Durante el próximo ejercicio estamos estudiando ampliar en otros 2.000 kW las instalaciones de placas fotovoltaicas en nuestros centros e instalar cubiertas solares en los otros centros de Madrid, Cuenca y Portugal, así como en algunos de nuestros almacenes”, afirma Juan Antonio López Abadía, Director de Optimización Energética y Medio Ambiente de Damm.

En el último ejercicio 2017 Damm invirtió más de seis millones de euros en actividades de mantenimiento y acciones de mejora medioambiental, entre las que se encuentran la implantación de un modelo de economía circular o la instalación en todas las plantas de un sistema de programación para calcular la huella hídrica.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.