imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. El 18,8% de los contratos laborales existentes en España experimentaron algún cambio durante la segunda mitad de 2014, lo que supone que supone que casi uno de cada cinco trabajadores ha experimentado un movimiento entre puestos de trabajo en dicho período.

Así se desprende 2º Informe del Indicador del Dinamismo Laboral ‘Meta4 IDL’ elaborado por IESE, un análisis semestral del comportamiento del empleo a partir de los movimientos en puestos de trabajo que se producen en un conjunto de casi 800 empresas y que no suponen ninguna diferencia en el volumen total de trabajadores.

Los cambios contractuales han aumentado un punto respecto a la última medición, que registró un índice de dinamismo del 17,8% en junio de 2014. De este modo, continúa la tendencia creciente a la movilidad laboral que comenzó a repuntar al inicio de 2013, tras un período de claro estancamiento comprendido entre 2010 y 2012.

Además de los movimientos internos del mercado de trabajo, la relación entre la tasa de altas y bajas también corrobora la propensión al dinamismo. Mientras desaparecía una media del 2,5% de los puestos de trabajo, se creaba un promedio del 4% de nuevas posiciones durante el último trimestre de 2014.

En definitiva, la principal conclusión de este último informe es el aumento de la rotación pese a que persiste el estancamiento en la creación de empleo.

Predominio en la rotación femenina

Así mismo, este último Meta4 IDL incluye dos nuevas variables del grado de movilidad laboral no evaluadas hasta el momento: sexo y edad. Así, el índice revela que las mujeres tienen tasas de rotación entre puestos ligeramente más altas que los hombres. Aunque las mujeres representan solo el 40% de la base analizada, su contribución a la rotación de trabajadores entre puestos se fija en el 53%.

Esta tendencia en la rotación femenina -que viene registrándose desde 2013- responde en gran medida a que las mujeres cuentan con una mayor tasa de contratos de corta duración (considerándose como tales los inferiores a 30 días). La media de esta modalidad de contratación es del 3,3% entre la población femenina observada, mientras que se sitúa en el 2,5% entre los hombres de la muestra.

Los jóvenes, a la cabeza del dinamismo laboral

El análisis del dinamismo por grupos de edad descubre un patrón del mercado de trabajo: la brecha existente entre empleados más jóvenes y aquellos con mayor experiencia, en lo que respecta a la movilidad laboral.

Tras segmentar la muestra en tres rangos, (menores de 35 años, entre 35 y 45 y mayores de 45, se aprecia que son los menores de 35 años los que explican en mayor medida el incremento del índice de dinamismo. Aunque cada grupo representa aproximadamente un tercio de la base analizada, el dinamismo de los menores de 35 años pasa de representar el 45% de los movimientos registrados por el IDL en el 2010 a representar el 58% de los mismos en 2014 tal y como se puede apreciar en el siguiente gráfico.

Este fenómeno obedece a una mayor tasa de recambio entre empleo y desempleo (o viceversa), así como entre distintos puestos de trabajo, entre la población más joven.

La segunda edición del Meta4 IDL indica que el mercado de trabajo sigue dinamizándose a pesar del bajo crecimiento de la economía. Por un lado, este mayor movimiento puede deberse a mejoras de eficiencia y mayores posibilidades para quienes estuvieron temporalmente excluidos del empleo. Por otro lado, esta tendencia puede significar un aumento de la precariedad o una creciente rotación de plantillas, ligada a una escasa retención y formación de los empleados.

RRHHpress.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.