imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. La tasa de absentismo laboral alcanzó el 4,7% en España en 2015, según datos del quinto quinto Informe Adecco sobre Absentismo, elaborado por la compañía de Recursos Humanos con la colaboración de IESE, Garrigues, AMAIT, Fremap, Universidad Carlos III de Madrid y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Según explica Adecco, la tasa de absentismo se define como el porcentaje de las horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos ni horas perdidas debido a ERTEs) respecto a la jornada pactada efectiva.

Para el cómputo de la tasa, en este trabajo se han empleado datos sobre horas trabajadas y no trabajadas procedentes de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa de absentismo, estimada a partir de los datos de la ETCL, aumentó entre los años 2000 y 2007, del 3,7% al 4,9%, para estabilizarse y reducirse ligeramente entre 2008 y 2011, en torno al 4,7%, produciéndose una bajada más profunda en 2012 y 2013, al 4,3% y 4,1%.

En 2014 se produjo un leve repunte, por primera vez en seis años, que se agudizó el año pasado hasta llegar al señalado 4,7%, niveles todavía por encima de los que se registraron en los años 2000 y 2001.

En 2015 son las autonomías de Baleares, Madrid, Galicia, Canarias, Cantabria y Murcia las que presentan más horas efectivas trabajadas, de mayor a menor en este mismo orden, todas por encima de la media de España.

Por sectores, la tasa de absentismo en 2015 es del 4,9% en Servicios, el 4,6% en Industria y el 3,2% en Construcción.

Presentismo, incapacidad temporal y enfermedad común

Por otro lado, en materia de presentismo, entendido como estar presente en el puesto de trabajo dedicando ese tiempo a asuntos no relacionados con el objeto del trabajo, el 57% de las empresas dice tener menos del 10% de su plantilla con prácticas presentistas, y tan sólo el 13% de las empresas dice tener más del 75% de su plantilla con prácticas de presentismo.

El informe de Adecco también pone de relieve el coste directo de la incapacidad temporal para las Empresas, que fue de 3.857,25 millones de euros, y el coste de oportunidad en términos de la producción de bienes y servicios que se dejaron de producir, que ascendió a 52.387,15 millones de euros.

La incidencia de los días de incapacidad temporal en tres tipos de diagnósticos (trastornos músculo-esqueléticos, traumáticos y psiquiátricos) supone casi las dos terceras partes de los días de incapacidad en España.

Por último, las bajas por enfermedad común son casi cinco veces superiores a las producidas por accidente de trabajo. En los distintos indicadores los valores son superiores en mujeres que en hombres.

RRHHpress.com

 

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.