Imagen de la noticia

Redacción. El 47 % de los profesionales españoles estarían dispuestos a mudarse de ciudad para acceder a un nuevo empleo tras estas vacaciones.

Así lo pone de relieve un estudio de la empresa de RRHH, Randstad, para el que ha encuestado a más de 2.000 trabajadores en España.

Cuanto más joven es el trabajador, más disposición tiene a cambiar de ciudad por trabajo. En este sentido, el 61,9 % de los menores de 25 años estarían dispuestos a mudarse de ciudad para conseguir un nuevo puesto de trabajo tras las vacaciones.

Les siguen los profesionales de entre 25 y 45, de los cuales el 50,5 % están dispuestos ha hacerlo, mientras que entre los mayores de 45 años, solo el 36,7 % cambiarían de ciudad.

Entre los motivos que llevarían a un profesional a cambiar de ciudad, el factor principal es una mejora en el salario (60,5 %), seguido por la conciliación entre vida profesional y personal (50,4 %), mejores oportunidades de promoción (41,7 %) y mayor seguridad o estabilidad laboral (37,6 %).

Aunque entre los motivos de trasladarse de ciudad por trabajo las diferencias entre géneros son poco relevantes, sí destaca que la conciliación entre vida profesional y personal es cuatro puntos porcentuales superior en el caso de las mujeres, 52,5 % de estas frente al 48,8 % de los hombres.

Uno de cada tres cambiaría de país

Cuando se trata de cambiar de país por empleo, solo uno de cada tres ocupados (33 %) estaría dispuesto a mudarse. Aunque los jóvenes vuelven a ser los más dispuestos a un cambio, en el caso de trabajar en el extranjero los porcentajes son más discretos. El 49,5 % de los menores de 25 estarían dispuestos a mudarse de país si mejorasen sus condiciones actuales.

Les siguen los que tienen entre 25 y 45 años, con un 36,5 %, mientras que solo el 22,3 % de los trabajadores mayores de 45 se mudarían de país.

En este caso se valora aún más el salario, ya que sería determinante para el 68,8 % de los trabajadores. A continuación se sitúan mejores oportunidades de promoción profesional (51,7 %) y un mayor equilibrio entre vida personal y laboral (49,8 %).

En este caso, las mujeres prefieren aspectos como las oportunidades de promoción (56 % frente al 49 %) o la conciliación personal y laboral (52,2 % frente al 48,3 %), más que los hombres, que están interesados en mayor medida en factores como el salario (71,2 % - 64,8 %).

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.