Cinco consejos para tener una buena foto en el currículum

Redacción. Una buena imagen es la mejor carta de presentación. Las empresas y el personal de Recursos Humanos presta mucha atención a los detalles del currículum antes de contratar a alguien.

El diseño, la tipografía, la organización del texto, la tonalidad utilizada y hasta la foto en el currículum reflejan características de la persona. Y lo cierto es que, aunque está habiendo cambios en este sentido y van surgiendo alternativas para adaptarse a la era digital, la imagen parece ser un factor constante que acaba por ganar peso.

A continuación, te ofrecemos cinco consejos prácticos para que la fotografía de tu currículum sea la acertada y llame la atención en los departamentos de selección de las empresas.

Transmite quién eres. Para que una fotografía de currículum sea buena, se necesita un encuadre favorecedor que refleje tu personalidad, tus valores y tu actitud. Elige tu mejor lado y potencia tus virtudes: sonrisa, mirada… Cualquier detalle que comunique cómo eres marcará la diferencia.

Una sonrisa leve y una mirada directa son la clave para un buen retrato. Prueba a hacerte fotos con tu teléfono móvil o una cámara para saber qué tipo de pose o expresión te favorece más. Ten en cuenta que, ante todo, ha de corresponder con los códigos de profesionalidad.

Ten en cuenta los aspectos técnicos. La iluminación es crucial. Evita la luz frontal y apuesta por una lateral si es en estudio. Si la fotografía para tu currículum se realiza en el exterior, tendrás que decidir cuál es la mejor hora del día. Al amanecer o al atardecer suelen ser las horas recomendadas por los profesionales de la fotografía. No se recomienda hacer la foto en las horas de más sol, ya que genera en el rostro sombras muy duras.

La calidad de la fotografía también es importante, y lo esencial para una foto en el currículum es que no esté pixelada. Pero lo cierto es que no es lo mismo una fotografía hecha con un teléfono móvil que una realizada con una cámara reflex profesional.

Si no tienes nociones de fotografía, te recomendamos siempre contratar a un profesional que se encargue de esta tarea. Puedes encontrar fotógrafo en Barcelona o en cualquier otra ciudad, y se encargará, con ayuda de la técnica, de sacar tu mejor perfil.

Además, recuerda que muchas plataformas o portales de empleo necesitan un tamaño y formato específico de fotografía que se adapte al perfil de currículum creado. Los formatos más comunes son JPG y PNG.

El contexto del retrato. Para que tu foto en el currículum tenga relación con el texto, deberá estar contextualizada. Si buscas un trabajo como directivo en una multinacional, es mejor que utilices un fondo neutro o blanco para poner el foco en la persona, o dejar ver que te encuentras en un espacio altamente profesional propio de ese perfil. Si te dedicas a un área más creativa, por ejemplo, al marketing para redes sociales, puedes usar algún fondo de color o usar texturas naturales, pero siempre poniéndole el énfasis en el rostro.

Cada sector tiene un estilo de fotografía para el currículum. Investiga y compara las fotografías de otras personas para tener ideas.

Elige bien el vestuario. Piensa en el puesto al que quieres acceder y busca una ropa acorde. Apuesta por colores oscuros o claros, pero neutros o lisos. Los logotipos, los estampados o las tonalidades demasiado llamativas no son recomendables.

Busca ropa atemporal para que se adapte a todas las épocas del año. Nada de bufandas y gorros. Evita los complementos que sean demasiado grandes, mejor pequeños y discretos. Los estampados de líneas paralelas o cuadros pequeños causan algunos efectos en las cámaras de fotos, por lo que es mejor no vestirlos para la imagen del currículum.

En cuanto al maquillaje, menos es más. Se recomienda que, si se quiere usar maquillaje para la fotografía, este sea suave y muy natural. De esta forma se evitarán tonos, contrastes y colores fuertes. Por lo general, el profesional de la fotografía suele retocar los brillos del rostro antes de la sesión.

No experimentes cambios de look o peinados diferentes para tu foto del currículum. Puede que al principio sea una buena idea, pero que no muestren realmente cómo eres en el día a día.

Cuenta siempre que te sea posible con profesionales de la fotografía. Para tener en el currículum una imagen de calidad y asegurar buenos resultados, te recomendamos contratar a profesionales de la fotografía. Son personas con formación y experiencia que sabrán sacarle el máximo partido a tus rasgos.

Tienen conocimientos sobre iluminación, enfoque, retoque, encuadres y otros aspectos técnicos que harán que tu foto sea única. Además, te aconsejarán sobre aspectos como vestuario, maquillaje, peluquería, poses, etc.

En este sentido, te aconsejamos buscar comentarios y opiniones de la persona que vas a contratar para conocer cómo trabaja. También puedes ver su porfolio o su perfil en redes sociales y saber si su estilo de fotografía se adapta a ti. Pide siempre varios presupuestos a distintos profesionales para comparar precios y elegir el que más se adapte a tus necesidades.

Hay muchos factores que influyen en el precio de la fotografía corporativa o retrato profesional: la ubicación, la reputación del fotógrafo, el número de imágenes requeridas, si es en estudio o en exterior, la postproducción, si intervienen profesionales de otros sectores como peluquería, iluminación, maquillaje, etc.

Teniendo en cuenta estos consejos aumentarás las posibilidades de que tu foto de currículum muestre realmente quién eres y se adapte al tipo de perfil profesional que estás buscando. Al fin y al cabo, tu imagen forma parte de tu marca personal, y merece la pena cuidarla.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.