Imagen de la noticia

Redacción. La proporción de adultos en edad de trabajar que participan en actividades de formación o educación, tanto de carácter formal como informal, ha aumentado durante la última década en la Unión Europea, según datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

En concreto, la media de la UE-28 ha alcanzado un 45,1 % en 2016, último año disponible, frente a un porcentaje del 35,2 % registrado en 2007.

La participación de los adultos se materializa, principalmente, a través de actividades educativas que no tienen carácter formal, tales como cursos de formación relacionados con el trabajo, clases sobre cultura general y aprendizaje de habilidades para la vida activa.

Los países con la mayor participación de adultos en actividades de tipo educativo son Holanda, con un 64,8 %, Suecia, 63,8 %, y Austria, con casi un 60 %. Hungría llega al 55,7 %, y Finlandia al 54,1 %.

En Reino Unido, Alemania, Francia y Dinamarca más de la mitad de las personas en edad de trabajar participan en actividades de formación. Chipre y Luxemburgo superan el 48 %, mientras que Letonia registra un 47,5 %. La República Checa, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia comparten un porcentaje del 46,1 %, al tiempo que Bélgica supera el promedio con un 45,2%.

Entre los países que están por debajo del promedio europeo figura España, pese a que en los últimos diez años se ha producido un notable aumento de este colectivo. En concreto, en 2016 la proporción de adultos que participaban en actividades formativas ha alcanzado un 43,4 %, más de doce puntos porcentuales por encima del dato correspondiente a 2007.

Por detrás de España se sitúan Italia y ocho países de reciente adhesión a la UE. La tasa más baja corresponde a Rumanía con un 7 %.

Proporción de adultos en edad de trabajar que participan en actividades de formación

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.