La generación Z exige cambios a las empresas

Redacción. La generación Z es la que está más dispuesta a trabajar presencialmente en la oficina junto con los líderes de las empresas, según revela un informe de Steelcase, multinacional especializada en transformación de espacios corporativos.

El estudio pone de relieve que el 77 % de los empleados jóvenes -los nacidos entre 1994 y 2010- trabaja principalmente en la oficina, frente al 57 % de los baby boomers -los nacidos entre 1949 y 1968-.

Esta diferencia se debe a que los jóvenes se encuentran inmersos en un periodo de inserción laboral que les lleva a promover más la presencialidad en comparación con los rangos de edad más adultos.

Esta tendencia hace que la generación Z esté actualmente transformando el lugar de trabajo. De hecho, en 2025 estos trabajadores supondrán el 25 % de la mano de obra mundial, por lo que van a desempeñar un papel relevante en el cambio de actitudes y percepciones en cuanto al modelo de trabajo.

Esta tendencia se aprecia en la percepción general de los profesionales a la hora de valorar su relación con el espacio de trabajo. Según este mismo informe, el 73 % de la generación Z cree que el espacio es muy importante de cara a la efectividad de la compañía, algo que implica una mayor implicación a la hora de desarrollar sus actividades.

El presidente de Steelcase Iberia, Alejandro Pociña, ha destacado que "las empresas tienen que escuchar a sus trabajadores, sobre todo a la generación Z. Estos vienen marcando el camino de cómo deben ser las compañías para conseguir atraer y mantener el talento. Los jóvenes buscan relacionarse con sus jefes para sentirse motivados a la hora de desarrollar su liderazgo y su estrategia de trabajo a largo plazo".

Qué reclaman los trabajadores de la generación Z

Según Steelcase, la relación de los trabajadores de la generación Z con el espacio de trabajo pasa por conseguir que la oficina sea un lugar atractivo y motivador.

Tras analizar qué es lo que buscan los jóvenes a la hora de entrar en una empresa, la compañía ha señalado las siguientes demandas:

1. Seguir aprendiendo. Una de las principales razones por las que acuden a las oficinas es por las interacciones con sus compañeros y por la oportunidad de aprendizaje que aporta la presencialidad. Poder relacionarse con el jefe, además, es una motivación para esta generación.

2. Salarios adecuados a sus esfuerzos. En los dos últimos años, la baja remuneración ha sido la razón número uno para que la generación Z dejara su puesto. Demandan salarios que se ajusten a su compromiso con el proyecto.

3. Equilibrio entre la vida laboral y familiar. Para los jóvenes, la renuncia silenciosa no es una falta de compromiso, sino crear límites entre el trabajo y la vida personal.

4. Sostenibilidad. Las iniciativas de sostenibilidad realizadas dentro de la empresa serán fundamentales para la adquisición y retención de talento en el futuro. Los valores del trabajador y del jefe se alinean.

5. Espacios de trabajo asignados, más grandes y más privacidad en los espacios de trabajo individuales. La generación Z quiere tener un espacio fijo, propio y amplio para poder desarrollar mejor su trabajo e incrementar su motivación a la hora de sacarlo adelante. Cada vez son más los jóvenes que buscan espacios cerrados individuales para la concentración.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.