Imagen de la noticia

Redacción. Vodafone España ha informado a los representantes sindicales la apertura de un procedimiento de despido colectivo que afectará a un máximo de 1.200 trabajadores y les ha convocado para iniciar a finales de enero el periodo de consultas, que se prolongará durante un mes.

En un comunicado emitido hoy, la compañía de telecomunicaciones ha basado su decisión en razones económicas, productivas y organizativas. Según ha explicado, la actual demanda de servicios crece de manera exponencial, pero los precios. En este sentido, cerca de la mitad de las altas brutas de clientes están asociadas con ofertas low y medium cost, lo que obliga a Vodafone a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos.

Esta situación ha provocado caídas de los ingresos y del beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA) en el primer semestre del actual ejercicio.

Además, la compañía ha argumentado que “las actuales expectativas de los clientes, que exigen una relación ágil, sencilla e inmediata, llevan a Vodafone a buscar un modelo organizativo más simplificado y que refuerce la coordinación y sinergias entre los equipos”.

Con este despido colectivo Vodafone pretende “revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes”.

Vodafone ha manifestado su intención de alcanzar con la representación sindical “el mejor acuerdo posible, tanto para los empleados como para la empresa”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.