Imagen de la noticia

Redacción. Mercadona destinó 74 millones de euros en los dos últimos a implantar medidas que mejoren sus procesos en beneficio del medio ambiente.

Así se pone de relieve en la nueva edición bienal de la Memoria de Medio Ambiente que la compañía de distribución acaba de publicar, correspondiente a los años 2017 y 2018, en la que Mercadona explica su política integral de gestión ambiental.

El documento recoge las iniciativas de la compañía en tres ámbitos: optimización logística, ahorro energético y de gestión de residuos.

En materia de optimización logística, la Memoria destaca la estrategia de transporte sostenible de Mercadona cuyo objetivo es "transportar más con menos recursos". Además de la gestión eficiente de la flota de transporte por carretera, mediante estrategias como la optimización del llenado de camiones, la logística inversa o la apuesta por megatráilers, la compañía está realizando pruebas con combustibles y tecnologías alternativas que permitan mantener la eficiencia logística y mejorar los impactos ambientales.

En el ámbito del ahorro energético, el uso responsable de la energía es uno de los compromisos de Mercadona. Entre las principales medidas en este apartado figura la puesta en marcha de la renovación de sus tiendas con un nuevo modelo de tienda más eficiente, que incorpora más medidas de ahorro energético.

La compañía también destaca los jardines urbanos que tiene implantados en fachadas o cubiertas de algunas tiendas como medida para mejorar el aislamiento acústico y térmico de los supermercados, y con los consiguientes beneficios tanto para la biodiversidad, como para el entorno de los vecinos.

En cuanto a la gestión de residuos, para Mercadona la prevención es su estrategia fundamental. En los dos últimos años la tasa de reciclado del total de residuos de la compañía se sitúa en el 76 %. También destacan diversas estrategias para evitar el desperdicio de alimentos.

Mercadona, además de aplicar numerosas iniciativas encaminadas, sobre todo, a la prevención de residuos, colabora activamente con proveedores, institutos tecnológicos y otros actores sociales en la búsqueda de las mejores estrategias para abordar el reto que plantea, especialmente, la contaminación causada por plásticos.

Por otra parte, Mercadona está desarrollando una estrategia global a medio plazo para reducir el uso de plásticos en sus procesos. Además, está llevando a cabo acciones concretas que avanzan hacia este objetivo e implantando alternativas ya disponibles, como, por ejemplo, eliminar los microplásticos de todos sus productos de cosmética y cuidado personal, eliminar las bolsas de plástico de un solo uso en la línea de cajas y su sustitución por la tradicional bolsa de rafia, así como la utilización de nuevas bolsas de papel reciclable y nuevas bolsas con un 50 % - 70 % de plástico reciclado procedente del embalaje utilizado en las tiendas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.