Ya nadie se extraña al leer en los medios que hogares y compañías tienen que amortizar casi 250.000 millones de euros de aquí al 2010. Otros indicadores nos advierten que la morosidad en las entidades financieras sigue en alza, que la tasa de morosidad ha pasado en poco más de un año del 0,83% (diciembre 2007) al 4,42% (abril 2009), y los pronósticos apuntan que seguirá en aumento. La crisis se resiste a remitir y los impagos de empresas y particulares crecen. Ante este panorama, se observan medidas reactivas de algunos gobiernos autonómicos y entidades financieras basados en la concesión de “créditos Express” para PYMES y autónomos.

Miguel Richante Coaching EjecutivoEstos planes de choque son iniciativas políticamente correctas para impulsar la economía y aumentar el empleo. Buscando una mayor profundidad, me gustaría invitar a la reflexión con las siguientes cuestiones: ¿Es la solución adecuada para resolver el problema? ¿Son suficientes para afrontar la realidad? ¿Influyen en las verdaderas causas del problema? ¿Queda algo más por hacer?

No se trata aquí de alimentar el pesimismo sino de vivir estos momentos como un tiempo de oportunidades para el 74% de ellas, tal y como se recoge en el último informe de la Fundación Entorno sobre la gestión de sostenibilidad en la empresa española (encuesta realizada a 800 PYMES). Un dato objetivo es que PYMES, empresas familiares y autónomos representan prácticamente el 85% del tejido empresarial español. Podemos aprender de la experiencia, ser muy prácticos y plantearnos un objetivo que nos permita evolucionar hacia una situación ideal. Nuestro reto es “hacer que las empresas sean más competitivas y garantizar la sostenibilidad del negocio de las PYMES antes del 2011”. Una de las herramientas de primer nivel más efectiva para afrontar este reto es el coaching ejecutivo.

Un aspecto clave que trabaja el coaching ejecutivo es la mejora de las competencias directivas de los gestores de empresas para generar sostenibilidad en sus negocios. Con este enfoque se aumentará la capacidad operativa de las empresas para alcanzar sus retos estratégicos. Por supuesto existen otros factores clave que contribuyen al éxito y que no debemos obviar, por ejemplo, la tecnología, la innovación y la construcción de relaciones sólidas con los clientes. A través de los procesos de coaching ejecutivo se llegan a descubrir éstos y otros factores clave trabajando con los comités de dirección, los directivos, los empresarios, los emprendedores, los autónomos, esto es, con las personas y los equipos de trabajo en general.

Un coach ejecutivo facilita la reflexión, la visión y el análisis de la realidad para garantizar que los objetivos sean específicos, medibles, realistas y alcanzables en un plazo de tiempo determinado. Concretando aún más y pensando en la situación ideal que hemos planteado para las PYMES, me gustaría presentar distintos escenarios en los que se trabaja desde la perspectiva del coaching ejecutivo:

  • Identificar la necesidad de desarrollar las competencias estratégicas y los valores entre sus directivos y gerentes -comunicación, liderazgo, trabajo en equipo, orientación al cliente...-
  • Ayudar en la búsqueda de nuevas líneas estratégicas de crecimiento del negocio que permitan incrementar los beneficios y resultados de las empresas
  • Desarrollar sus habilidades de liderazgo, innovación, adaptación y gestión de equipos en altos potenciales y personas clave identificadas por una organización
  • Facilitar situaciones de cambio cultural para definir la visión y alinear los objetivos del mismo con la empresa, garantizando la sostenibilidad del negocio
  • Conseguir una rápida adaptación y asimilación de la nueva cultura en procesos complejos de fusiones y adquisiciones de empresas.
  • Garantizar la sucesión y el relevo generacional en empresas familiares
  • Facilitar la adecuación del puesto de perfiles técnicos hacia perfiles directivos.
  • Ayudar a personas desempleadas a desarrollar su proyecto de autoempleo.
  • Desarrollar un plan de carrera profesional personalizado para ejecutivos que prevén entrar en expedientes de regulación de empleo (ERE).
  • Identificar la insatisfacción del trabajo actual y buscar una salida en un proyecto profesional que rompa con la rutina actual o permita conciliar su vida profesional y personal.

Lo que se desprende de las situaciones anteriores es que los gestores de las empresas dirigen el timón de la nave y necesitan un plan de acción que les sirva de guías de navegación para sus vidas y las de sus empresas. Ellos tienen la capacidad de actuar. Para mejorar la competitividad y la productividad de las empresas necesitan desarrollar una estrategia a seguir y una visión más completa y clara de su negocio. Su oportunidad la encuentran en construir sus equipos de trabajo motivados, comprometidos y alineados con el éxito de la empresa. Para ello, necesitan desarrollar habilidades de comunicación con clientes, proveedores y colaboradores. Estas habilidades les facilitarán identificar los nichos emergentes que identifiquen nuevas oportunidades de negocio.

El beneficio se reflejará en las empresas y supondrá emprender un camino fuera de los canales tradicionales, que pasa por salir de sus zonas de confort y buscar nuevos mercados en crecimiento y donde se augura un buen futuro para las compañías innovadoras.

Las empresas apuestan por unos gerentes que consigan arraigar habilidades de coaching ejecutivo en la cultura de sus organizaciones, entendiendo por cultura a las reglas no escritas, los comportamientos, los valores y las normas.

Este nuevo perfil directivo ve necesario integrar el coaching en los procesos de gestión de la empresa, tales como procesos de selección, creación de equipos directivos, procesos de sucesión en empresas familiares, gestión del talento y desarrollo del liderazgo. El objetivo es utilizar el coaching para desarrollar iniciativas de negocio, en vez de quedarse en una mera herramienta de formación y desarrollo. El directivo del siglo XXI desarrolla sus competencias y las de sus colaboradores, fomenta la comunicación, la autoconfianza y el liderazgo, aprende nuevos hábitos de comportamiento, aboga por la conciliación de la vida profesional y personal y utiliza permanentemente el feedback entre sus colaboradores, compañeros y superiores como herramienta de aprendizaje y continua mejora.

Para concluir, es importante resaltar que el horizonte del mercado español se presenta realmente incierto de cara a los próximos meses. Hay indicadores que señalan la aparición de leves síntomas de recuperación y los expertos hablan de brotes tiernos en el 2010. Tenemos delante la oportunidad de cambiar la cultura del pelotazo por un nuevo modelo empresarial. Así lo cree el 80% de las PYMES (según el informe de la Fundación Entorno mencionado anteriormente). Nuestra responsabilidad será crear en cada una de nuestras empresas un modelo de negocio que garantice la competitividad de las empresas y la sostenibilidad del negocio, dirigido por las personas y orientado hacia las personas.

Miguel Richante, Director de Estrategia y Negocio de ICE Coaching Ejecutivo

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.