Imagen de la noticia

Redacción. El Smart Working, resultado de aplicar la tendencia smart al ámbito del empleo, es la metodología enfocada a ofrecer a los profesionales una mayor flexibilidad gracias al desarrollo tecnológico que les permite estar conectados y realizar su trabajo desde cualquier dispositivo y en cualquier sitio.

En España, cada vez más empresas se están adaptando a las necesidades de conciliación de sus empleados. Para facilitar este tránsito al Smart Working, la compañía tecnológica Cornerstone ha ofrecido algunos consejos:

  • Metodología de trabajo. Trabajar fuera de la oficina o en un horario flexible implica un cambio en las rutinas habituales de trabajo, por lo que es fundamental que los colaboradores se planifiquen sus jornadas. De esta forma, irán habituándose a una metodología de trabajo que les permitirá ir creando su nueva rutina laboral e, incluso, compaginarla de manera eficiente con la conciliación familiar. Desde el departamento de RRHH puede orientar a los trabajadores que quieran incluir el Smart Working a su vida profesional.
  • Confianza en el trabajador. Para lograr que la plantilla trabaje de manera eficiente y mantenga la productividad, es clave que estén cómodos. Por ello, es importante que los managers y departamentos de RRHH transmitan confianza a los trabajadores, dándoles la oportunidad de que sean ellos mismos quienes estructuren su planes de trabajo y tengan la opción de teletrabajar, si lo necesitan, sabiendo que cumplirán sus compromisos y seguirán siendo tan eficaces como en la oficina, e, incluso, más, ya que eligen los momentos de máxima productividad para dedicarla al trabajo.
  • Filosofía de equipo. La comunicación y la coordinación de un equipo es la base para mantenerlo unido y fuerte, consiguiendo que cada integrante tenga claro cuál es su rol en función de sus aptitudes y fortalezas. La filosofía de equipo debe partir de los propios responsables del mismo, como líderes de ese grupo. De esta forma, pueden transmitir el objetivo común y, con su apoyo, los trabajadores podrán lograrlo más fácilmente, apoyándose entre ellos y contando con su jefe. Así se convertirá en un buen líder, bien valorado por sus colaboradores.
  • Herramientas necesarias. La tecnología ofrece numerosas herramientas de colaboración que permiten el trabajo conectado entre los trabajadores en todo momento. Por ello, desde RRHH se puede impulsar una cultura de comunicación y el uso de plataformas online de colaboración que permitan a los trabajadores estar conectados en remoto y comunicarse con fluidez -aplicaciones de mensajería instantánea o videoconferencias virtuales, entre otras-.
  • Nuevos entornos de trabajo. Smart Working es poner toda la tecnología posible al alcance de los trabajadores para que puedan acceder desde cualquier sitio. Ello supone la posibilidad de crear nuevos entornos de trabajo también dentro de la oficina. Por ejemplo, si hay mucho ruido y un trabajador necesita concentrarse, puede coger su portátil o tablet y seguir con su trabajo desde el office o la cafetería.

Es fundamental para el éxito de una empresa escuchar a todos los empleados y conocer sus necesidades, aún más cuando la tecnología nos facilita las herramientas para que puedan adaptarse a nuevas formas de trabajar que les hagan sentirse más comprometidos con la compañía y sus objetivos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.