La crisis del covid-19 provoca un cambio de mentalidad en los trabajadores

Redacción. El covid-19 ha sido un catalizador de nuevas formas de trabajo, pero también una oportunidad para que los profesionales tomen el control de sus carreras.

Así se concluye en el estudio sobre la Evolución de la Fuerza Laboral que ha llevado a cabo HP en seis países, incluyendo España, según el cual, la digitalización exprés y la adopción generalizada del trabajo en remoto a raíz del confinamiento han provocado una preocupación creciente entre los profesionales por mantener una formación continuada que les permita tener éxito en la nueva normalidad.

El 71 % de los profesionales españoles creen que este es el momento de formarse para competir mejor, desarrollar su marca personal y estar mejor preparados para afrontar los retos que propone el nuevo entorno laboral.

Entre los motivos de este cambio de mentalidad se encuentran la inestabilidad laboral y las nuevas formas de trabajar que ha traído consigo esta situación de pandemia y que se han instalado de forma generalizada en las empresas.

"Esta situación ha cambiado el futuro del trabajo para siempre, acelerando una transformación prevista a cinco años vista y que ha afectado de la noche a la mañana a todo tipo de organizaciones, desde las más poderosas a las pymes, e, incluso a los propios individuos", señala Inés Bermejo, responsable del negocio de impresión de HP para el sur de Europa.

"Es más importante que nunca, no solo invertir en la última tecnología, sino también en las habilidades de nuestros profesionales, ya que su agilidad y capacidad de adaptación al cambio serán lo que impulse nuestro futuro como sociedad y como país", añade.

Nuevas habilidades

A pesar de que el 64 % de los profesionales españoles considera que esta pandemia les ha permitido perfeccionar sus habilidades técnicas, uno de cada dos trabajadores en todo el mundo siente la necesidad de adquirir habilidades, sobre todo digitales, que les ayuden a desempeñar de forma más efectiva las tareas asociadas a su puesto de trabajo.

Entre las competencias más demandas, destacan el conocimiento técnico, la autonomía digital y la programación informática. Además, el 67 % de los españoles señala que esta formación debe ser continuada, y se sienten muy activos y motivados en adquirir nuevas habilidades, tanto digitales como soft skills.

Lejos de sentirse intimidados por la nueva situación, los profesionales que trabajan para grandes compañías y para pequeñas y medianas empresas consideran estar preparados para utilizar esta disrupción a su favor para formarse y dar un giro a su vida profesional.

De hecho, dos de cada cinco profesionales en todo el mundo piensan convertir su pasión en una carrera, mientras que uno de cada tres está interesado en crear su propia empresa.

Por último, el estudio de HP señala cómo los buenos empleadores que deseen mantener y atraer a los mejores talentos tendrán que apoyar sus empleados con una tecnología que les capacite, dando prioridad a la mejora de sus habilidades y a su preparación digital, permitiendo que cada uno de ellos maneje y module el "futuro del trabajo" a su manera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.