Recursos Humanos señala los principales desafíos de las empresas para afrontar la recuperación

Redacción. Un informe elaborado por enClave de Personas, think tank de directivos de RRHH, y por la firma de servicios profesionales EY, con la colaboración de directores de Recursos Humanos de las principales empresas españolas, ha puesto de de manifiesto que las personas son la clave para el éxito de las organizaciones, y más aún en tiempos de incertidumbre como el actual.

En este escenario de crisis del coronavirus, los departamentos de Recursos Humanos han adoptado un papel capital en el diseño de iniciativas y planes de recuperación en las empresas. De hecho, de acuerdo con el informe de EY, Work Reimagined 2021, la inmensa mayoría de los empleados afirma estar satisfecho con la respuesta de sus empresas ante la situación actual.

“El estudio de enClave de Personas se elabora porque somos conscientes del gran impacto que tiene la gestión de los profesionales en el diseño de los planes de recuperación y resiliencia de las organizaciones. El informe pretende aportar información relevante en torno a tres áreas: la revolución del reskilling y la gestión por skills, la evolución de las estructuras organizativas y el liderazgo híbrido”, apunta Jaime Sol, socio responsable de People Advisory Services de EY.

Reskilling, la mejor alternativa

Entre las principales conclusiones del estudio destaca que el 75 % de las empresas que participaron en el informe afirma que, para cubrir la demanda de conocimientos, el reskilling es la mejor alternativa.

La mayoría reconoce el enorme potencial del reskilling, pero no todas están preparadas de la misma forma: así, el 77 % declara disponer de las habilidades necesarias para ser competitivas hoy, pero solo un 18 % considera que tiene un nivel alto de preparación en cuanto a habilidades necesarias para afrontar con éxito los retos del próximo lustro.

Sobre las habilidades que cobran más importancia y a las que se están dedicando más programas, las habilidades digitales ocupan la primera posición. Esto viene en parte condicionado por el auge de la transformación digital y por la precipitada adopción del teletrabajo.

Además, la creatividad, el análisis de la información y el trabajo en equipo son otras habilidades muy demandadas, de acuerdo con el informe de EY, ‘Las empresas españolas frente a la revolución el reskilling’.

Así mismo, casi la mitad de los encuestados considera que la duración media de un programa de reskilling debería oscilar entre los seis meses y un año.

El informe revela que el 67 % de los encuestados coincide en que la tecnología puede hacer más eficientes las estrategias de reskilling, pero, a pesar de ello, el 29 % de las empresas no cuenta con ninguna tecnología para abordar este ámbito.

Del 71 % de las compañías que sí disponen de la tecnología necesaria para ello, el 30 % la utiliza para personalizar itinerarios de desarrollo.

¿Y en qué están centrando sus esfuerzos las empresas? Básicamente en determinar cuál es la oferta de talento interno, lo que implica establecer cuáles son las capacidades actuales de las que disponen para cubrir las que se requerirán en el futuro

Evolución de las estructuras organizativas

Otra área que despierta interés en la gestión de personas y con visos de incluirse en los planes de recuperación y resiliencia estatales es la evolución y el aplanamiento de las estructuras organizativas como palanca de eficiencia, mayor agilidad en la toma de decisiones y mayor conexión entre estrategia y ejecución.

El 77 % de los participantes afirma que las organizaciones con estructuras más planas y ágiles se han adaptado mejor a las necesidades de empleados y clientes tras la pandemia.

Cambiar la estructura organizativa es un desafío importante para las empresas, y su simplificación es importante para la totalidad de las organizaciones como reto para los próximos cinco años.

Existen, sin embargo, ciertas barreras que dificultan dicha evolución: la cultura de la organización es la principal, según el 35 % los encuestados, y un 24 % apunta a la rigidez de los procesos y modelos organizativos.

En cuanto a retos, destaca la rotura de silos y organizaciones colaborativas en empresas acostumbradas a trabajar con modelos rígidos.

Liderazgo híbrido

Todas las empresas que han participado en el informe están satisfechas con la reacción de sus líderes durante la pandemia, asegurando que han respondido 100 % de forma correcta ante esta situación de incertidumbre.

El 94 % considera que sus empresas fomentan nuevos modelos de liderazgo y desarrollan un entorno dinámico en un nivel medio-alto.

El 38 % afirma que, para llevar a cabo y fomentar estos nuevos estilos de liderazgo, se están apoyando en herramientas tecnológicas.

Las empresas consideran que más de la mitad de los líderes de sus organizaciones fomentan la flexibilidad, afirmando en gran medida (81 %) que sus compañías cuentan con los canales adecuados para atender a los empleados en un entorno más flexible.

Aspecto importante en este apartado es que la mayoría de empresas otorga una mayor importancia a las características del líder humanista, destacando el refuerzo de cohesión de los equipos y motivación de las personas como el principal reto al que se han enfrentado las empresas.

¿Hacia dónde deben dirigirse los programas de liderazgo de los próximos meses?

“Las empresas consideran que deben dirigir sus esfuerzos hacia la diversidad y la inclusión, la gestión de equipos multidisciplinares, los nuevos modelos de trabajo híbrido y las organizaciones flexibles con estructuras de trabajo ágiles”, comenta Jaime Sol.

Sobre los retos para el futuro a los que se enfrentan los líderes, destacan los de mantener la continuidad y sostenibilidad del negocio, gestionar personas en entornos virtuales e incrementar su compromiso y dotar a los equipos de nuevos conocimientos y habilidades digitales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.