Movilidad internacional, clave para la escasez de talento, el desarrollo profesional y la diversidad e inclusión

Redacción. La primera sensación de aquellos profesionales que deciden moverse de país para trabajar es que asumen una experiencia “que les cambia de vida” a ellos y a sus familias.

Así lo afirma el 93 % de los encuestados que han participado en el estudio global 2023 Mobility Reimagined de EY, que ha contado con la opinión de un millar de profesionales de Recursos Humanos y movilidad y empleados de compañías de todo el mundo que habitualmente abordan diversas fórmulas de movilidad transfronteriza, incluida la reubicación de empleados por trabajo, los viajes de negocios y desplazamientos temporales o el trabajo híbrido y en remoto.

El estudio revela que el 90 % de los encuestados dice que sí aceptaría una asignación internacional a corto plazo para satisfacer una necesidad comercial siempre y cuando no tenga que trasladar a sus familias, mientras que un 88 % está abierto a oportunidades transfronterizas a más largo plazo siempre que se den las circunstancias adecuadas.

Solución a la escasez de talento

Desde el lado de las empresas, el 88 % de los profesionales de Recursos Humanos considera que los empleadores ven en la movilidad un enfoque para abordar la escasez global de talento, y un 90 % planea mantener o aumentar su alcance en su organización durante los próximos tres años.

Además, empresas y organismos están viendo el valor de la flexibilidad y el movimiento transfronterizo en el lugar de trabajo para impulsar sus objetivos de diversidad, igualdad e inclusión (DE&I), y el 61 % afirma que brinda oportunidades de desarrollo para sus profesionales en este sentido.

Así mismo, el 74 % de los empleadores considera que la movilidad es crucial para la continuidad de su negocio, aunque el 47 % afirma tener una política de movilidad coherente a nivel mundial que aborda opciones como la movilidad híbrida, la reubicación o los proyectos temporales en otros países.

Más movilidad, más riesgos

El informe de EY también pone de manifiesto los riesgos que las empresas enfrentan al activar sus programas de movilidad transfronteriza, a veces fuera de la vista de sus empleados.

El más frecuente en el radar de los equipos de RRHH es el riesgo cibernético, citado por el 83 %, seguido de la pérdida de la supervisión en la gestión del día a día (79 %) y la privacidad de los datos (78 %), así como la capacidad de recolocar a los empleados en un nuevo puesto a su regreso (78 %), algo, esto último, que los trabajadores podrían querer abordar antes de dar el paso.

Sin embargo, los encuestados admiten, en general, una falta de preparación para hacer frente a estas contingencias. Por ejemplo, solo el 29 % está totalmente de acuerdo en que pueden hacer frente a los llamados riesgos geopolíticos.

Movilidad internacional, clave para la escasez de talento, el desarrollo profesional y la diversidad e inclusión

Los empleados, por su parte, tienen una menor percepción que sus empleadores sobre los riesgos potenciales al asumir un traslado transfronterizo. En comparación con ellos, un 18 % menos de trabajadores, en promedio, son conscientes de los niveles de riesgo de moderados a significativos que implica acometer una experiencia laboral internacional en sus empresas.

Transformación digital, clave para la movilidad

Por último, a medida que crece la demanda de ubicaciones internacionales, empresas y organizaciones se ven abocadas a incrementar sus inversiones en digitalización.

Según el informe de EY, el 67 % espera aumentar dicha inversión durante los próximos cinco años, mientras que el 92 % está de acuerdo con que la digitalización de la función de movilidad es beneficiosa en múltiples tareas y flujos de trabajo.

De media, solo el 35 % de los encuestados afirma que su organización ha digitalizado ya procesos clave.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.