El uso de humanos digitales con inteligencia artificial crecerá un 46 % anual hasta 2030

Redacción. El mercado mundial de avatares humanos digitales alcanzará los 527.580 millones de dólares en 2030, lo que supone una tasa de crecimiento anual compuesta (Compound Annual Growth Rate - CAGR) del 46,4 % hasta ese año.

Así lo ponen de relieve estimaciones Emergen Research, firma de investigación y consultoría centrada en industrias emergentes, recogidas por Wehumans, startup española especializada en humanos digitales con inteligencia artificial.

Según explican desde Wehumans, en los últimos años muchas empresas, especialmente las pymes, han tenido dificultades para atender a sus usuarios, cada vez más digitalizados, y no pueden aumentar sus equipos al ritmo que crecen las interacciones con sus diferentes públicos. En este contexto de escasez de personal es en el que entran en juego los humanos digitales, avatares dotados de capacidad de aprendizaje, movimiento y simulación de sentimientos que permiten a las organizaciones interactuar de una manera más humana y eficiente, fortalecer y personalizar su vínculo con sus usuarios, diferenciarse y ser más competitivos.

“Los humanos digitales pueden conectarse fácilmente a otro ‘cerebro’ para compartir conocimientos, ya sea un chatbot, una plataforma conversacional o, incluso, un ser humano que supervise directamente su aprendizaje, ya que están diseñados para integrarse con cualquier base de datos de conocimiento o soluciones de procesamiento de lenguaje natural (PLN). Nunca olvidan lo aprendido y se convierten en un súper cerebro con acceso a infinitas respuestas que pueden contestar a miles de usuarios a la vez", destaca María Pardo de Santayana, directora comercial de marketing y comunicación de Wehumans.

Entre los sectores que más invertirán en la implementación de humanos digitales dentro de sus estrategias de transformación digital destacan servicios financieros y de seguros, educación, retail, sanidad, automoción, TI y telecomunicaciones, y gaming y entretenimiento.

Los humanos digitales pueden encarnar la personalidad, la voz y la naturaleza de las marcas para las que trabajan. Pueden mostrar emociones como felicidad, empatía, calidez y amabilidad, e, incluso, pueden gastar bromas o mostrar apoyo a través de sus acciones, tono y lenguaje corporal. Por eso, entre las tareas que pueden realizar destacan desde divulgar información confidencial y aumentar la sensación de comodidad en situaciones en las que alguien podría tener que admitir algo negativo, hasta reducir los posibles temores de los clientes.

Según aseguran desde Wehumans, la utilización de estos asistentes cognitivos permitirá a las compañías fortalecer y personalizar su vínculo con los usuarios, diferenciarse y competir en mejor posición.

“Los humanos digitales se están implementando como embajadores de marca, influenciadores digitales, representantes de atención al cliente, asesores de atención médica o formadores, por nombrar algunos. Todo, desde su apariencia única hasta sus personalidades, se diseña en colaboración con el cliente para crear el impacto más positivo y duradero en los usuarios”, concluye Pardo de Santayana.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.