Imagen de la noticia

Redacción. PepsiCo, multinacional fabricante y distribuidora de productos de alimentación y bebidas, ha anunciado la donación del espacio y edificio en el que se situaba su antigua planta en la localidad de Marratxí (Baleares) con el requisito de que se destine a iniciativas educativas, recreativas o socioculturales en beneficio de la comunidad.

La compañía ha elaborado y compartido con el consistorio los informes medioambientales y técnicos elaborados por una compañía externa previos a la donación.

La planta, que elaboraba bebidas refrescantes de las marcas Pepsi, PepsiMax, 7Up y Kas, operó entre 1963 y 2018 para suministrar al mercado Balear. Cesó su actividad en enero de 2018 ante una confluencia de factores como los bajos niveles de uso de su capacidad y determinadas limitaciones técnicas y operativas por sus dimensiones, antigüedad y ubicación en el centro urbano de la población.

Según Marta Puyuelo, directora de Relaciones Institucionales de PepsiCo, “han sido 55 años de actividad de la planta en la que nos hemos sentido un miembro más de la comunidad de Marratxí. Estamos contentos de que las instalaciones puedan volver a abrir sus puertas para albergar iniciativas en beneficio de la comunidad”.

El Ayuntamiento de Marratxí, que ha agradecido a PepsiCo la donación, ve en estas instalaciones una oportunidad única para mejorar los equipamientos socioculturales del municipio. Además, el consistorio considera que el enclave de estas instalaciones, situadas en el centro del núcleo del Pont d’Inca, es inmejorable, ya que se encuentra en un punto de máxima concentración poblacional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.