Imagen de la noticia

Redacción. El Gobierno de Castilla-La Mancha ha suprimido la jornada laboral de 37,5 horas semanales aplicada a todos los empleados públicos de la Administración regional desde la anterior legislatura y ha restituido la de 35 horas, aplicable desde el 1 de enero a más de 70.000 trabajadores.

Entre enero y mayo de 2016 el Ejecutivo regional recuperó la jornada de 35 horas semanales, que tuvo que ser suspendida por una sentencia del Tribunal Constitucional, tras un recurso de inconstitucionalidad presentado por el entonces Gobierno de España en funciones.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a pesar de esta suspensión, mantuvo en sus puestos a todos los trabajadores que había contratado para poder poner en marcha esta jornada laboral.

Ahora los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 posibilitan la recuperación de esta jornada laboral, por lo que desde el primer día de 2019 se vuelve a implantar en Castilla-La Mancha en virtud de una ley aprobada por unanimidad en las Cortes regionales el pasado 20 de diciembre.

Según el Gobierno castellanomanchego, esta jornada de 35 horas supone una mejora significativa en las condiciones de trabajo de los empleados públicos, así como un impulso a la conciliación de su vida personal, familiar y laboral, a la vez que permitirá mejorar la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía.

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.