Imagen de la noticia

Redacción. Los activos intangibles de una compañía, entre los que se incluyen todo lo relacionado con el talento, representan el 52 % del valor de mercado de esa organización, y pueden llegar a alcanzar, incluso, el 90 % en algunos de los sectores.

Así lo pone de relieve el estudio Top priorities for boards in 2019 de EY, del que se desprende, además, que los consejos de administración cumplen un papel clave a la hora de fomentar una cultura corporativa que promueva la innovación, la diversidad y la inclusión en las compañías.

En este sentido, el estudio destaca que los consejos de administración son conscientes de la importancia que tiene la supervisión del talento y la cultura para impulsar la rentabilidad y la reputación de una organización. Por ello, es conveniente contar con métricas de desempeño, aprendizaje y tasas de deserción, diversidad e inclusión.

Jaime Sol, Socio de EY responsable de People Advisory Services (PAS), asegura que “la cultura corporativa debe ser considerada un activo estratégico porque permite aumentar el compromiso de los grupos de interés y porque es un reclamo para atraer talento”.

“Los objetivos de diversidad de las compañías deberían quedar reflejados en sus planes estratégicos para alcanzar el liderazgo. Hay tres elementos fundamentales para asegurar la diversidad en las organizaciones: la formación, el plan de carrera y la compensación justa”, añade Sol.

Así mismo, la digitalización y el impacto de la robótica, la automatización y el análisis de datos continuarán transformando los negocios y el mundo laboral. Por ello es conveniente que las empresas expandan el uso de la tecnología, retengan al mejor talento y redirijan su trabajo hacia áreas más estratégicas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.